EPIK

Ojalá haber recibido esta explicación sobre los Reyes Magos cuando éramos niños

Virales

Ojalá haber recibido esta explicación sobre los Reyes Magos cuando éramos niños

Ojalá haber recibido esta explicación sobre los Reyes Magos cuando éramos niños

Flickr.com

Esta carta virtual que circula por Whatsapp te hará creer más en Melchor y menos en el catálogo de juguetes que llega al buzón

Ser padre y responder a las preguntas sobre la vida adulta que te hacen tus hijos pequeños no debe ser tarea fácil ni mucho menos. Todavía recuerdo cuando con unos 7 años le pregunté a mi madre qué era follar y me respondió, sin pestañear, que se trataba de un pañuelo que se ataba al cuello. Yo me quedé tan tranquila pensando que fular y follar eran lo mismo, hasta que un día empecé a ver (a escondidas) 'Nada es para siempre' y descubrí el engaño.

A lo que íbamos. Desde hace varios días circula por Whatsapp una historia que cuenta cómo unos padres le contaron a su hijo quiénes eran los Reyes Magos. El protagonista de la historia (como todos) se enteró por un amigo bocazas de que los Reyes Magos eran "papá, mamá y la cartera" y, claro, acudió en busca de respuestas:

Sin embargo, estos padres enfocaron la explicación de una forma distinta. En lugar de darle una respuesta racional a su hijo de 10 años, que quiere bajo sobre todas las cosas que los Melchor y compañía sean más reales que #Almaia, enfocaron el problema desde otro punto muy distinto.

-Mamá, mamá... Ana dice que los Reyes Magos son los padres, ¿es verdad?

La madre de Alejandro sonríe, le da un beso y le dice:

- Mira Alejandro. Tengo que enseñarte algo que guardo en este cajón desde hace 10 años.

Su madre saca del cajón un sobre blanco. Lo abre y le dice a Alejandro:

- Esta carta la recibimos en casa el día en que naciste. Es una carta escrita por los Reyes Magos y que nos piden que les hagamos tres favores. ¿Quieres que te la lea?

- ¡Sí mamá, por favor! ¿Qué quieren los Reyes Magos de vosotros?

- Pues escucha y lo sabrás. Así dice la carta:

Apreciados mamá y papá de Alejandro.

Somos los Reyes Magos. Sabemos que acaba de nacer Alejandro. Es un niño precioso que os va a hacer muy felices a las dos. Ya sabéis que cada seis de enero nosotros vamos en silencio a casa de todos los niños y les dejamos unos regalitos para celebrar la Navidad y lo bien que se han portado ese año y para decirles lo orgullosos que estamos de ellos.

Pero a partir de ahora no podremos hacerlo porque estamos muy viejecitos y cada vez hay más y más niños en este mundo. No podemos ir a casa de todos. Ya estamos muy mayores y necesitamos pediros tres favores muy importantes:

Primer favor: Que nos ayudéis a poner los regalos a los niños. Cada padre y madre harán nuestro trabajo cada Navidad: leerán las cartas de sus hijos e hijas y, con la misma ilusión que la nuestra, les pondrán los regalos como si fuéramos nosotros. Así todos los niños del mundo tendrán sus regalos y nosotros podremos descansar y ver, desde lo lejos, sus caritas de alegría.

Segundo favor: Como esto es un gran secreto, no se lo podréis decir a Alejandro hasta que cumpla los 10 años u os lo pregunte. Cuando tenga esta edad, ya será mayor y sabrá guardar este secreto. Los niños pequeños no deben saber que nosotros ya no podemos poner los regalos y que son los padres y madres los que nos ayudan porque sino, ¿qué pensarán de nosotros? ¿Dónde estará la magia? El secreto se ha de decir solo a los niños responsables, a los que ya pueden entender que nosotros les queremos mucho y que por eso pedimos ayuda a los mayores, las personas que más les quieren a ellos.

Tercer favor: Algunos padres que nos ayudan están enfermos o no tienen dinero para comprar regalos a sus hijos. Y también hay niños que no tienen la suerte de tener dos papás o dos mamás. Por eso, necesitamos que vuestros hijos se conviertan 'un poquito' en Reyes Magos y compartan algunos regalos con los niños que no tienen tanta suerte como ellos.

Nada más. ¿No es demasiado, verdad? Cuando Alejandro te pregunte por primera vez quiénes son los Reyes Magos léele esta carta. Entenderá por qué nosotros hemos confiado en vosotros para hacer nuestro trabajo: porque sois las personas que más le queréis en el mundo y que mejor pueden ver su enorme y bondadoso corazón de perla.

Melchor, Gaspar y Baltasar».

0 Comentarios

Normas Mostrar