EPIK

¿TIENES FUEGO?

Los peores momentos de la antorcha olímpica

La leyenda griega dice que Prometeo le robó el fuego olímpico a los dioses y se lo entregó a la humanidad. Si es así, no siempre lo cuidamos 'divinamente'

Los peores momentos de la antorcha olímpica

Al mediodía solar del 21 de abril, una actriz disfrazada de sacerdotisa, acompañada de 14 vírgenes (también disfrazadas) encendió la llama que iluminará Río de Janeiro. La sacerdotisa y sus ayudantes concentraron los rayos del sol en un espejo parabólico ante el templo de Hera en Olimpia (Grecia), el lugar donde se celebraban los Juegos Olímpicos de la antigüedad. Entonces no existía Youtube, así que desconocemos si la llama se apagaba de cuando en cuando. Ahora sí pasa.

Los griegos, inventores de su yogur, la filosofía y la democracia, son los padres de los Juegos Olímpicos. Los que inspiran a los actuales se remontan al siglo VIII a.C. Ya entonces se desarrollaba la milenaria tradición de encender la llama olímpica. La leyenda helena dice que Prometeo robó el fuego a los dioses para entregárnoslo. Si se apaga, es un símbolo de mal augurio. En los últimos años, resulta especialmente habitual.

Así se apagó la llama olímpica a su paso por Paraty, una de las ciudades del estado brasileño de Río. Las protestas en el país sudamericano se mezclan con los eventos relacionados con los Juegos, lo que convierte en inevitables este tipo de escenas. Se vuelve a encender rapidamente gracias a las 'linternas de seguridad' que utiliza el Comité Olímpico Internacional (COI). No fue hasta 1936, en Berlín, cuando se introdujo el viaje de relevos desde Olimpia. No existe un precedente histórico para esta tradición en particular.

El viaje de la llama a Río se ha encontrado con más obstáculos que las protestas ciudadanas, después de pasar, según el COI, por las manos de más de 12.000 personas. Por ejemplo, un jaguar que participaba en una exhibición olímpica, con la llama de por medio, fue abatido después de atacar a un soldado. "Nos equivocamos al permitir que la antorcha olímpica, símbolo de paz y unión entre pueblos, fuera exhibida al lado de un animal salvaje encadenado. Esta escena es contraria a nuestras creencias y valores", indicaron desde la organización de los Juegos.

Lo sucedido en Brasil no es ni mucho menos extraordinario. Si intentas que una llama llegue deslubrante de un punto 'a' a un punto 'b' como si nada, es que eres más optimista que un niño que escribe una carta de cuatro páginas a los Reyes Magos. La llama de Londres ya se apagó, para tristeza de los británicos. Sucedió en dos ocasiones en 2012. También hubo apagón antes de los Juegos de Invierno de Sochi (2014). Asimismo, les habría venido bien un charmander cerca a su paso por el Tibet en Pekín 2008.

Y ha sucedido en muchas otras ocasiones. Recopilamos las más esperpénticas:

No se puede obviar nuestro particular romance con la llama olímpica. Muchos catalogan el encendido del pebetero de Montjuïc en Barcelona '92 como uno de los mejores de la historia. No es para menos, con esa flecha que volaba como si la hubiera lanzado Legolas. El olímpico Antonio Rebollo disparo. Eso sí, la fecha pasó por encima del blanco, como se desprende de esta entrevista que concedió a El País. No se introdujo, como hace pensar el vídeo que tantas veces hemos visto en televisión.

Para que no te pierdas lo más divertido de internet, síguenos en Facebook y en Twitter. También te mandamos lo mejor de Epik a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram!