EPIK

FAILCHADOS

Lo más surrealista jamás vivido en el mercado de fichajes

Un falso primo, un saltador de vallas, confusiones imperdonables, resbalones ridículos, caballos consejeros… Hay anécdotas a tutiplén

Lo más surrealista jamás vivido en el mercado de fichajes
AS.COM

Si vas al mercado de tu barrio, afina el oído. Te morirás de la risa con algunos oradores, de la frutería al área bragas y fajas. Lo mismo pasa, con idéntico tono cañí, en el mercado de fichajes del fútbol. Solo hay que afinar un poco la memoria para recordar anécdotas más graciosas que un cóctel de Lepe y Jaimito. La salsa del fútbol veraniego no es la Eurocopa o los Juegos Olímpicos; son los traspasos.

El falso primo de Weah

Imaginad que sois el entrenador del Sporting de Gijón, uno de los equipos casi descendidos la pasada temporada. En el mercado invernal, os llama Lionel Messi y os ofrece la solución a vuestros problemas: “Fichad a mi primo”. Hacéis caso al Balón de Oro argentino e incorporais a su familiar. Al verle en sus primeros minutos en el campo, os sentís como el primero que pinchó en un ‘banner’ tipo “gana mil euros solo con entrar en esta web”.

Eso le sucedió al entrenador del Southampton, el mítico ‘red’ Graeme Souness. Los ‘Saints’ sufrían en la zona baja de la Premier League cuando, como por arte de magia, George Weah se saca a una estrella a precio de saldo de la chistera. El entonces jugador del AC Milan y Balón de Oro llama al entrenador escocés para ofrecerle los servicios de su primo, Ali Dia. Se suponía que habían coincidido en la selección y en el PSG. Le vendió como un ‘futbolista-caviar’, pero resultó ser un trozo de chopped.

No era su primo. Y el que llamó tampoco era Weah, sino un imitador que accedió al teléfono de Souness. Los seguidores del Southampton lo descubrieron el 23 de noviembre de 1996. El ‘crack’ del equipo, Matt Le Tissier cayó lesionado en el minuto 36. El entrenador dio entrada al supuesto primo, “que corría por la cancha como Bambi sobre hielo; fue muy vergonzoso verlo”, aseguró Le Tissier. Abandonó el campo en el minuto 85 y jamás volvió a vestir de rojiblanco. Ahí terminó su fugaz historia balompédica.

Javi Martínez saltó la valla de su antiguo club

Si en tu último día de trabajo te dejas la cartera en la taquilla, ¿qué haces? A)Pides a un compañero que la coja, quedáis para tomar una caña y te la devuelve B) Vas al día siguiente y la coges tú mismo C) Te cuelas ese mismo día a lo Grand Theft Auto. Javi Martínez, futbolista del Athletic de Bilbao hasta el verano de 2012, optó por la ‘c’, según la entidad vasca.

El Bayern de Múnich de Guardiola pagó la cláusula de rescisión del navarro para hacerse con sus servicios. Según el club vasco, Javi Martínez entró sin permiso en la ciudad deportiva de los rojiblancos, Lezama, para recoger las pertenencias que le quedaban en su taquilla. El informe de la empresa de seguridad sobre el incidente recogía que "un individuo saltó la valla exterior" a las 00:15 horas. Entonces, fue reducido por uno de los guardias.

El jugador cuenta otra historia los hechos. En declaraciones a El Larguero de la Cadena SER, aseguró que llamó al timbre durante quince minutos a 23:15 de la noche. Como nadie le contestaba, entró por una valla que sabía que estaba rota. Martínez asegura que el guardia no le redujo, sino que le dejó acceder a su taquilla.

Mista, tras llegar al Atleti: “A Cibeles”

Fue en desliz… pero qué desliz. El delantero Miguel Ángel Ferrer, más conocido como Mista, llegó al Atlético de Madrid en verano del 2006, después de cinco exitosos años en Valencia. En su presentación, quizá víctima de los nervios, pronunció a la diosa innombrable. “¿Sueños? Yo creo que ir a Cibeles… Digo a Cibeles, perdón, a Neptuno. Disculpen, diculpen (risas)”. Solo marcó seis goles vestido de rojiblanco.

Pato Sosa se cae en la presentación

Marcelo Fabián Sosa llegó al Atlético de Madrid en el año 2005. Jamás destacó por su juego, plano y tosco, pero los colchoneros nunca le olvidarán por dos motivos. Primero, porque osó a despeinar a Cristiano Ronaldo (ya en Peñarol), y segundo, por su ridícula presentación de rojiblanco. Su resbalón en el césped del Vicente Calderón desató las carcajadas de los periodistas presentes. El ucraniano Konoplyanka le imitó con sorna al presentarse como sevillista.

Ayala el ‘breve’ en Villarreal

¿Cómo olvidar al central con muelles? El zaguero argentino era bajito, pero saltaba como una rana para despejar cualquier balón que asomaba en el área del Valencia. Igual de rápido saltó del Villarreal, equipo por el que firmó tras terminar su contrato con los chés, al Zaragoza, entonces acaudalado.

El uno de julio empezó su contrato con los de Castellón y, dieciséis días después, sin tan siquiera debutar, se fue a la sombra de la Pilarica. El argentino Martín Demichelis hizo algo parecido con el Atlético de por medio, en su camino del Málaga al Manchester City. Otro albiceleste, Bielsa, se ha marcado la misma jugada en Roma.

Imperioso, director deportivo rojiblanco

Todo lo que rodea a Jesús Gil, el presidente del Atlético de Madrid de 1987 al 2003, es susceptible de asomarse al esperpento. Entre el millón de anécdotas que regaló a los aficionados al fútbol, destaca la de su caballo imperioso. El rocín, de pura raza española, llegó a montar medio centenar de yeguas anualmente. Ese ‘prodigioso’ animal era el confidente del máximo mandatario rojiblanco: “Hablo algunas noches con él y me da consejos sobre los fichajes y las destituciones”.

Keylor Navas, en el avión mientras el fax se atranca

Fue la anécdota más chocante del pasado verano. David de Gea era el elegido para sustituir a Casillas en la portería del Real Madrid, mientras que Keylor Navas tomaría su puesto en Manchester. Sin embargo, por arte de magia, el fax no llegó a tiempo y la operación nunca llegó a cerrarse, mientras el disciplinado portero caribeño esperaba en el avión, pensando en su nueva vida en la ciudad de Oasis. Nunca llegó a despegar.

Todo en Turquía

Mejor ni explicarlo. Mirad como recibieron a Guti…

Para que no te pierdas lo más divertido de internet, síguenos en Facebook y en Twitter. También te mandamos lo mejor de Epik a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram!