CORONAVIRUS

Israel, el primer país que quita las mascarillas, ya tienen la inmunidad

Con más de un 60% de su población vacunada, los contagios en Israel han caído en picado hasta alcanzar un mínimo de infecciones desde junio de 2020.

Israel, el primer país que quita las mascarillas, ya tienen la inmunidad
RONEN ZVULUN REUTERS

Israel ha superado ya el 60% de su población vacunada contra el coronavirus y, según algunos epidemiólogos locales, podría haber alcanzado ya la inmunidad de rebaño, pues las cifras de infecciones diarias están cayendo en picado hasta alcanzar un mínimo de contagios desde junio de 2020.

Según los datos del Ministerio de Salud, Israel presenta 3.209 casos activos de coronavirus en todo el país. Unas cifras verdaderamente alejadas de los 84.784 contagios activos del 5 de febrero. Cada día se notifican menos de 200 nuevos positivos y la positividad de las pruebas ha caído por debajo del 0,3%.

El portal estadístico Our World in Data recoge que el 61,64% de la ciudadanía del país ha recibido al menos una dosis de la vacuna y que el 57,25% ya ha completado su pauta. Unas cifras elevadas, pero todavía algo alejadas del 70% o 75% en el que se estima realmente la llegada a la inmunidad de rebaño.

“El porcentaje con el que se adquiere la inmunidad de rebaño depende de la enfermedad. Por ejemplo, con el sarampión hace falta un 95% de personas vacunadas”, explican expertos israelíes. Sin embargo, otros especialistas, como el director del Centro Médico Sheba, Eyal Leshem, se muestran convencidos de que es la “única explicación” a la mejora de la situación epidemiológica en un momento en el que cada vez hay más aperturismo y se están relajando las medidas sanitarias.

Fin del uso de mascarilla al aire libre

Como parte de la relajación de las medidas restrictivas como consecuencia de la pandemia, el ministro de Salud, Yuli Edelstein, ha anunciado el fin del uso de las mascarillas al aire libre desde el próximo domingo.

“Las mascarillas se utilizan para protegernos contra el coronavirus, pero los expertos de salud han llegado a la conclusión de que ya no son necesarias al aire libre”, ha señalado matizando que los ciudadanos podrán utilizarlas si lo desean. No obstante, la obligación todavía se mantiene en los espacios cerrados.