ACTUALIDAD

La ONU advierte sobre la llegada de una “era de pandemias”

La organización internacional estima que existen 1,7 millones de virus “no descubiertos” en mamíferos y aves, de los cuales 827.000 podrían infectar a las personas.

La ONU advierte sobre la llegada de una “era de pandemias”
Rost-9D Getty Images/iStockphoto

“Pandemias en el futuro surgirán con más frecuencia, se propagarán más rápidamente, tendrán mayor impacto en la economía mundial y podrían matar a más personas que COVID-19”. Esta es la advertencia que lanza la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tras el último informe de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES). En el trabajo sobre biodiversidad y pandemias, los 22 expertos líderes de todo el mundo que lo han realizado aseguran que es posible evitar este trágico futuro, “pero esto requerirá un cambio radical en el enfoque para pasar de la reacción a la prevención”.

El IPBES recuerda que COVID-19 es la sexta pandemia mundial desde la pandemia de la gripe que surgió en 1918 y, aunque su origen es animal, “su aparición ha sido impulsada enteramente por actividades humanas”. Además, la ONU estima que existen otros 1,7 millones de virus actualmente “no descubiertos” en mamíferos y aves, de los cuales hasta 827.000 podrían tener la capacidad de infectar a las personas a causa del impacto que causamos las personas en el medio ambiente.

“No hay un gran misterio sobre la causa de la pandemia de Covid-19, o de cualquier pandemia moderna. Las mismas actividades humanas que impulsan el cambio climático y la pérdida de biodiversidad también generan riesgos de pandemia a través de sus impactos en nuestro medio ambiente”, explicaba el doctor Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance y del taller organizado por la IPBES.

¿Cómo podemos evitar futuras pandemias?

“Cambios en la forma en que usamos el suelo, la expansión e intensificación de la agricultura, y el comercio, la producción y el consumo insostenibles perturban la naturaleza y aumentan el contacto entre la vida silvestre, el ganado, los patógenos y las personas. Este es el camino que conduce hacia las pandemias", asegura Daszak. Así, la mejor forma para evitar esta “era de pandemias” a la que nos estamos dirigiendo es reducir las actividades humanas que impulsan la pérdida de biodiversidad, a través de una mayor conservación de las áreas protegidas y medidas que reduzcan la explotación insostenible de las regiones de alta biodiversidad. Esto reducirá el contacto entre la vida silvestre, el ganado y los humanos, ayudando a prevenir la propagación de nuevas enfermedades.

El experto se muestra optimista porque “tenemos una capacidad cada vez mayor de prevenir pandemias”, aunque ahora la estamos ignorando. “Nuestro enfoque efectivamente se ha estancado: todavía dependemos de los intentos de contener y controlar las enfermedades después de que surgen, a través de vacunas y tratamientos”, lamenta. Y es que generar respuestas a las enfermedades después de que aparezcan es un “camino lento e incierto”, por lo que hay que cambiar de estrategia. “Podemos escapar de la era de las pandemias, pero esto requiere un enfoque mucho mayor en la prevención además de la reacción”, asevera.

En este sentido, considera que la pandemia de COVID-19 nos puede ayudar a entender esta necesidad de cambiar nuestra visión global: “El hecho de que la actividad humana haya podido transformar de manera tan fundamental nuestro entorno natural no siempre tiene que producir un resultado negativo. También ofrece una prueba convincente de nuestro poder de impulsar el cambio necesario para reducir el riesgo de futuras pandemias, al tiempo que beneficiamos la conservación y reducimos el cambio climático”.

Propuestas de los expertos para escapar a la "era de pandemias"

- Crear un Consejo Intergubernamental de alto nivel sobre prevención de pandemias para ofrecer las autoridades la información necesaria para tomar decisiones.

- Que los países establezcan metas u objetivos en el marco de un acuerdo o tratado internacional.

- Institucionalización del enfoque de “Una Sola Salud” en los gobiernos nacionales para crear planes de preparación para pandemias, mejorar los programas de prevención de estas e investigar y controlar los brotes.

- Desarrollar e incorporar evaluaciones sobre el impacto en la salud de los riesgos de enfermedades emergentes y pandémicas.

- Garantizar que el costo económico de las pandemias se tenga en cuenta en el consumo, la producción y las políticas y estrategias gubernamentales.

- Promover cambios para reducir los tipos de consumo, expansión agrícola globalizada y comercio que han originado pandemias. Esto podría incluir impuestos o gravámenes sobre el consumo de carne o la producción ganadera.

- Reducir los riesgos de enfermedades zoonóticas en el comercio internacional de vida silvestre a través de una nueva asociación intergubernamental de “alud y comercio”, reducir o eliminar especies de alto riesgo de enfermedades del comercio de vida silvestre, mejorar la aplicación de las leyes sobre el comercio ilegal de vida silvestre y mejorar la educación comunitaria sobre los riesgos del comercio de vida silvestre.

- Valorar la participación y el conocimiento de los pueblos indígenas y las comunidades locales en los programas de prevención de pandemias.