CORONAVIRUS

"En dos meses podría haber medio millón de casos en España"

El experto en la evolución de la pandemia de la Universidad de Murcia, Antonio Guirao, estima que la cuarta ola conllevará medio millón de contagios y 5.000 nuevas muertes.

"En dos meses podría haber medio millón de casos en España"
Attila Balazs EFE

El 27 de enero de 2021, España registró una incidencia acumulada a 14 días de 899,93 casos por cada 100.000 habitantes, en lo que supuso el pico más alto de toda la pandemia y, por consiguiente, de la tercera ola. En apenas mes y medio, esa cifra bajó, gracias al esfuerzo de la población y a la aplicación de las restricciones sanitarias, hasta los 127,80 del 16 de marzo. Sin embargo, nuevamente, la tendencia es ascendente y la cuarta ola está ya en camino y, aunque por el momento se desconoce la magnitud que tendrá, algunos especialistas ya hablan de, al menos, medio millón de contagios y 5.000 fallecimientos.

Al menos, eso es lo que asegura el experto en la evolución de la epidemia de la Universidad de Murcia, Antonio Guirao. “La cuarta ola es ya inevitable, pues debíamos haber endurecido las medidas antes. Por culpa de la flexibilización de las medidas durante el mes de marzo, la caída de la incidencia se estancó y, a su vez, comenzó el repunte. En los próximos dos meses se podrían acumular otro medio millón de casos en España por efecto de esta nueva ola, lo que supondría al menos otros 5.000 fallecidos”, ha expresado en declaraciones recogidas por El Mundo.

Sin embargo, también ha advertido de que todavía “estamos a tiempo de evitar un pico tan alto como el de anteriores oleadas”. “Cuanto más tiempo tardemos en frenar el impulso, más se tardará en llegar al pico y, con ello, más se tardará luego en bajar. Si se toman las medidas hoy mismo, el aumento duraría apenas unas semanas”, ha añadido.

“No entiendo por qué no se han prolongado más las medidas. Portugal ha conseguido tener una incidencia muy baja gracias a hacerlo. Entiendo que se ha confiado en el efecto de las vacunas, pero creo que se han precipitado dos meses, porque el efecto de las vacunas todavía no es el esperado”, ha explicado Guirao.

Aumenta el número ‘R’

El número reproductivo ‘R’ hace referencia a la cantidad de personas a las que tiene capacidad de contagiar un sujeto infectado. Lo ideal es que esta cifra esté por debajo de 1, pues indicaría que la transmisión es descendente. No obstante, a pesar de que a mediados de febrero se situaba en el 0,7, actualmente ya presenta un 1,04. Cada persona contagia, de media, a 1,04 ciudadanos más.

La tendencia del número ‘R’ cambió durante la segunda semana de febrero. En ese momento frenó su descenso y comenzó nuevamente a subir hasta superar hace, aproximadamente, 15 días, la unidad. Las cifras actuales son las que se mantenían durante el comienzo de octubre y la segunda semana de diciembre de 2020, previas a la segunda y tercera ola de la pandemia.

“El efecto de la movilidad de San José y Semana Santa hará, posiblemente, aumentar el número ‘R’ hasta 1,3 o más”, ha señalado Guirao. Un dato que todavía está lejos del de la primera ola, cuando se acercó a 3, pero que no se distancia mucho del pico posterior del 10 de julio, cuando llegó a 1,45.

Variante británica

Además, la presencia mayoritaria de la variante británica en los contagios en España puede hacer que las predicciones puedan quedarse cortas. Un estudio del Imperial College de Londres estima entre 0,4 y 0,7 el crecimiento del número R cuando entra en juego la variante británica.

La B.1.1.7, aunque no esté comprobado que cause más letalidad, sí provoca una mayor transmisión del virus. Por ello, el cumplimiento de las medidas restrictivas se hace más esencial que nunca. “Es una nueva pandemia”, aseguró la canciller alemana, Angela Merkel, ante el avance de la cepa en el país germano.

Por tanto, ante un posible desborde de los contagios similar al que manifestó Reino Unido, la solución puede que no sea otra distinta del confinamiento, tal y como el propio Reino Unido, Francia o Portugal han determinado. “Si el control de la transmisión de la variante británica no es igual que el de la original, puede ser que no quede otro remedio”, ha avisado.