ACTUALIDAD

ERTE en la Declaración de la Renta 2020-21: ¿Por qué es importante la barrera de los 14.000€?

Con carácter general los contribuyentes que tienen que declarar deben superar los 22.000 euros, pero cambia si hay un segundo pagador.

Declaracion de la renta erte agencia tributaria barrera

El comienzo de la Declaración de la Renta de este 2021 es inminente, este próximo 7 de abril, y una de las principales preocupaciones es la manera en la que afectará a muchos trabajadores el hecho de haberse visto afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), fórmula tan extendida este año por la pandemia desde el pasado mes de marzo de 2020.

Según informó la Agencia Tributaria, cerca de 3.500.000 contribuyentes recibieron prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal el pasado año por haber estado inmersos en un ERTE. Y estas prestaciones computan como rendimientos de trabajo sujetos a IRPF y no están exentos.

Aunque la AEAT está enviando cartas informativas a los perceptores de ERTE que no presentaron declaración en la Campaña de Renta anterior y que ahora tienen que actuar de manera diferente, es importante tener en cuenta un factor fundamental, la barrera de los 14.000 euros.

El cambio si tienes un segundo pagador

Por norma general, los contribuyentes que presentan la declaración por IRPF lo hacen cuando sus rendimientos de trabajo superan los 22.000 euros. Sin embargo, la cosa cambia cuando hay dos pagadores. Es decir, si el ERTE solo ha implicado una reducción de jornada, una parte del salario lo paga la empresa, con su correspondiente retención del IRPF, mientras que la otra la paga el SEPE, que incluye una retención mínima del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

En este caso, a la hora de tributar, la prestación recibida por parte del SEPE cuenta como si fuera un pagador más, por lo que el empleado afectado por el ERTE tiene en realidad dos pagadores. Y según informa la Agencia Tributaria, si hay dos o más pagadores el límite para tributar se reduce a 14.000 euros.

Pero hay un segundo condicionante, siempre que el importe percibido por el segundo y restantes pagadores supere los 1.500 euros. Si la cantidad recibida supera los 14.000 euros entre el salario percibido por la empresa y la ayuda del SEPE (si es más de 1.500 euros) durante el ERTE, entonces hay que realizar la Declaración de la Renta.

La importancia de las retenciones

Una vez aclarado esto, es fundamental tener en cuenta la retención del IRPF. La empresa suele aplicar la retención al trabajador mensualmente según su sueldo, de manera que en caso de declarar no sale a pagar porque se ha ido haciendo progresivamente en cada nómina. Sin embargo, esto cambia si no se aplica la retención, que es lo que pasa con el cobro de la prestación por desempleo.

El SEPE no tiene la obligación de retener cuando las cuantías que ha abonado durante el año no superan los 14.000 euros, pero el contribuyente puede solicitar en su momento que se le retenga o se le aplique un porcentaje mayor de retención, más ajustado a la tributación efectiva que debe soportar en función del global de sus ingresos en el ejercicio.

Las retenciones simplemente anticipan el impuesto que finalmente debe pagar ese contribuyente. La reducción de las cuantías establecidas para estar obligado a declarar cuando existen dos pagadores se establece al objeto de que dos contribuyentes con los mismos rendimientos de trabajo sujetos a IRPF soporten el mismo impuesto final, con independencia del número de pagadores.

La retención del IRPF podría ser tan poca o incluso inexistente que al no retener nada durante el cobro del paro, la cantidad será abonada al hacer la Declaración de la Renta, pudiendo llegar a los 1.000 euros en algunos casos.