ACTUALIDAD

Elon Musk quiere crear una ciudad propia: así sería

Tomando de ejemplo el campus de Silicon Valley, el magnate busca atraer a gente hacia su nueva propuesta y más empleados a Space X.

Elon Musk quiere crear una ciudad propia: así sería
AFP AFP

Boca Chica Village era, hace un tiempo, una comunidad aislada, una zona turística en medio del estado de Texas que atraía a jubilados o, también, amantes de actividades al aire libre como el ciclismo. Sin embargo, de esas imágenes ha pasado tiempo y, ahora, en este municipio del estado de Texas, se agolpan coches en su única carretera buscando una foto de la nave espacial que se está construyendo en la zona.

Y es que en esta comunidad de encuentran las instalaciones de la nave espacial de Space X, la compañía de Elon Musk. El magnate, además, ha tuiteado que su intención es crear una ciudad propia que abarque Boca Chica Village y sus alrededores. Su nombre será Starbase y el director ejecutivo de Tesla ya ha animado a sus seguidores a mudarse a la zona: "¡Por favor, consideren mudarse a Starbase o al área de Brownsville/South Padre en Texas y animen a sus amigos a hacerlo!”, tuiteó Musk esta semana.

"Las necesidades de contratación de SpaceX para ingenieros, técnicos, constructores y personal de apoyo esencial de todo tipo están creciendo rápidamente”, añadía a la oferta para mudarse a lo que quiere convertir en su nueva ciudad. De hecho, la zona cuenta solo con media docena de residentes a los que, incluso, piden evacuar sus casas temporalmente por seguridad durante los lanzamientos de pruebas en la base espacial.

Silicon Valley, el gran ejemplo

Esta creación supondría varios beneficios para la empresa de Musk, Space X, ya que podría atraer a nuevos trabajadores a su negocio, así como fomentar un clima político favorable a una empresa que está destinada a ser un vecino ruidoso. Incluso crear nuevos servicios alrededor de sus instalaciones, entre ellos, mejor servicio de telefonía móvil -que es muy baja- y agua potable -la transporta hasta allí un camión una vez al mes-.

Pero Musk no es el primer magnate que intenta crear una ciudad alrededor de su empresa. De hecho, el mejor ejemplo de esto es Silicon Valley. El mayor campus tecnológico del mundo, con las mayores empresas -como Google- y con muchos servicios a la mano de sus empleados: lavandería, comida gratuita y autobuses con Wi-Fi. Un lugar que permite a los trabajadores desconectar de sus empleos sin ni siquiera tener que salir de la burbuja del campus.

Además, otra de las grandes ventajas son las sociedades de nueva creación, pequeños locales que prueban nuevas políticas y formas de gobierno. Puede introducir nuevas cambios normativos que pueden acelerar el progreso tecnológico, pero ninguna ha pasado de la fase de planificación en Estados Unidos.

Starbase, a la espera de la documentación

Tal y como apunta Los Angeles Times, los planes de Musk todavía no están claros. Lo cierto es que Space X no ha dado una respuesta y lo único que se conoce por parte del magnate son unos comentarios a través de la red social Twitter. Esta semana, dijo que esperaba que Starbase crezca en "varios miles de personas" en el próximo año o dos, y que planea donar 20 millones de dólares a las escuelas del condado de Cameron y 10 millones de dólares a la cercana ciudad de Brownsville para la "revitalización del centro”.

La planificación de esta nueva ciudad estaría en las primeras fases del proyecto, pero ni el departamento legal del condado de Cameron ni Elon Musk habrían presentado la documentación necesaria para llevar a cabo el proyecto que tiene en mente el magnate. Esta documentación sería necesaria para iniciar el proceso, pero no es lo único: la ley del estado de Texas requiere que un municipio potencial tenga al menos 201 habitantes para ser real, además de un núcleo a través del cual se pueda desarrollar la nueva ciudad, con capacidad suficiente para recibir servicios municipales de forma regular.

"La ley es muy sencilla", dijo Alan Bojorquez, abogado municipal, que no está afiliado a Boca Chica Village ni a los planes de SpaceX. "La parte difícil del proceso de incorporación es realmente las relaciones públicas y la política de convencer a la gente que vive en el campo para que se convierta en una ciudad”. El éxito de una ciudad vendría del "fuerte apoyo de los vecinos para oponerse a algo o conseguir algo que no pueden hacer por sí mismos", dijo.