CORONAVIRUS

Pfizer comienza el ensayo clínico de un nuevo tratamiento oral contra el coronavirus

Se trata de un fármaco "que podría recetarse al primer signo de infección, sin necesidad de que los pacientes estén hospitalizados", según explica la compañía estadounidense.

Pfizer comienza el ensayo clínico de un nuevo tratamiento oral contra el coronavirus
CARLO ALLEGRI REUTERS

La farmacéutica estadounidense Pfizer, fabricante de unas de la vacunas contra el coronavirus autorizadas por los reguladores para su uso en la población, continúa desarrollando investigaciones para dar con nuevas herramientas efectivas que ayuden a combatir la enfermedad. Así, su siguiente proyecto es un tratamiento antiviral oral contra la COVID-19.

Los científicos de Pfizer ya han iniciado un estudio de fase 1 en adultos sanos en Estados Unidos para evaluar la seguridad y la tolerabilidad de este tratamiento, después de que en las pruebas preclínicas se obtuviesen prometedores resultados, según ha anunciado este martes la propia compañía norteamericana.

En el comunicado en que el desvela los avances de la investigación, Pfizer detalla que el fármaco, denominado PF-07321332, ha demostrado en estudios in vitro ser un "potente inhibidor de proteasas con actividad antiviral contra el SARS-CoV-2" y otros coronavirus, lo que sugiere su "potencial" para el tratamiento de la COVID-19 y otras "amenazas".

"Podría recetarse al primer signo de infección"

“Hemos diseñado el PF-07321332 como una posible terapia oral que podría recetarse al primer signo de infección, sin necesidad de que los pacientes estén hospitalizados o en cuidados críticos”, explica el jefe científico de Pfizer, Mikael Dolsten.

“Al mismo tiempo, este candidato antiviral intravenoso es una posible opción de tratamiento novedosa para los pacientes hospitalizados. Juntos, ambos tienen el potencial de crear un paradigma de tratamiento integral que complemente la vacunación en los casos en los que la enfermedad sigue apareciendo", añade Mikael Dolsten.

Inhibidores eficaces conta otros patógenos

Como recoge Europa Press, los inhibidores de la proteasa se unen a una enzima viral (llamada proteasa), impidiendo que el virus se replique en la célula. Estos inhibidores han sido eficaces en el tratamiento de otros patógenos virales como el VIH y el virus de la hepatitis C, tanto solos como en combinación con otros antivirales.

Las terapias comercializadas actualmente que se dirigen a las proteasas virales no suelen estar asociadas a la toxicidad y, por lo tanto, esta clase de moléculas podría proporcionar tratamientos bien tolerados contra la COVID-19, según aseguran los expertos.