Coronavirus

El MIS-C, el extraño síndrome que tienen algunos niños un mes después de haber pasado el coronavirus

Los investigadores estudian por qué algunos niños desarrollan el síndrome conocido como MIS-C, que en algunos casos incluso pone su vida en peligro.

El extraño síndrome que tienen algunos niños un mes después de haber pasado el coronavirus
Juan Carlos Hidalgo EFE

Un año después de que estallara la pandemia del coronavirus, las estadísticas indican que el coronavirus ataca más a la población adulta que a los niños, pero la realidad es que la población joven es igual de propensa a sufrir el virus, pero sin embargo desarrollan muy pocos síntomas de la enfermedad de la COVID-19 por lo que hace parecer que hay más gente mayor infectada que joven.

Sin embargo, la investigación de la enfermedad en los niños supone en este momento el gran reto para científicos, máxime cuando han detectado un extraño síndrome que ataca a los niños alrededor de un mes de haber estado infectado por coronavirus. Cuando ya se encuentran totalmente sanos, desarrollan fiebre continuada, una inflamación generalizada y otros síntomas que ponen su vida en peligro.

También se ha observado que presentan ojos robos, decaimiento, náuseas, vómitos y tensión baja. Incluso, en los casos más graves, algunos niños tienen que ser ingresados en la UCI. En un primer momento, en la primera ola de la pandemia, se pensó que podía tratarse de la enfermedad de Kawasaki, pero más tarde se reveló que se trataba de un síndrome nuevo relacionado con el coronavirus.

Reacción descontrolados del sistema inmune

Tras las investigaciones, la OMS le puso nombre a este síndrome: Síndrome Multisistémico Inflamatorio Pediátrico (MIS-C, por sus siglas en inglés). Sin embargo, aún no se sabe con certeza qué causa este síndrome y ni cuáles son los factores que hacen que un niño pase la COVID-19 casi de forma asintomática y alrededor de un mes después enferme hasta el límite de que puede estar su vida en riesgo.

“Estamos ante una afección muy, muy poco frecuente”, señala en El País Alfredo Tagarro, pediatra del Hospital Infanta Sofía de Madrid y coordinador del registro pediátrico nacional sobre este nuevo síndrome en España. Hasta el momento, sólo se han detectado 90 casos de MIS-C en España, entre los que ha habido dos fallecimientos. Los pocos casos registrados complican las investigaciones e impiden sacar muchas conclusiones.

No obstante, todas las complicaciones detectadas parecen responder a una reacción descontrolada del sistema inmune provocada por el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus. Los investigadores lo comparan con la tormenta de citoquinas que sufren en su organismo las personas mayores y que le provocan un cuadro grave de COVID-19 que pone en serio riesgo su vida.

Tratamiento para el MIS-C

En el caso de los niños, en el MIS-C el virus no ataca el virus de forma efectiva, sino que alrededor de cuatro o seis semanas después se produce una inflamación generalizada que puede atacar a los pulmones, el hígado, los ojos, el cerebro e incluso el corazón. Hasta el momento, los médicos están tratando este síndrome con corticoides. “Ahora que ya sabemos a lo que nos enfrentamos, en cuanto establecemos un vínculo con el coronavirus empezamos a aplicar el tratamiento y la respuesta es muy rápida, con una mejoría clara en apenas 12 horas”, explica a El País Alberto García-Salido, pediatra en la UCI del Hospital Niño Jesús de Madrid.

Importancia de la vacunación en niños

Por último, este extraño síndrome observado en algunos niños pone de relieve la importancia de que la población joven entre en la rueda de la vacunación. Hasta ahora, las campañas de vacunación de todos los países están centradas en población adulta y mayor, pero este síndrome, a veces mortal, hace indicar que en cuanto exista una masiva disponibilidad de vacunas, los niños también deben ser vacunados contra el coronavirus.