ACTUALIDAD

La nave Starship de Elon Musk explota por tercera vez tras aterrizar

El prototipo es una prueba para poder llevar a humanos a Marte en un futuro. Esta vez logró despegar y aterrizar verticalmente por primera vez, con mismo final.

Space X Starship nave explosión Elon Musk
SPADRE/PEARL SOUTH PADRE RESORT REUTERS

Casi lo consigue, casi, pero el multimillonario Elon Musk ha vuelto a quedarse a las puertas del éxito en las pruebas de su nave Starship, de Space X, con la que en unos años pretende llevar al ser humano a la superficie de Marte. De los tres ensayos ha sido el mejor, porque esta vez el prototipo funcional SN10 ha logrado aterrizar en vertical por primera vez con éxito.

Sin embargo, a eso de las 1:35 hora española, solo unos minutos después del aterrizaje, la nave ha explotado de manera brutal, algo más tarde que en las dos ocasiones anteriores. Ha sido en Boca Chica (Texas), tras varios aplazamientos.

La nave había hecho todo lo que se preveía que hiciera. Había subido unos 10.000 metros en algo menos de cinco minutos, planeó, giró sobre el eje, y posteriormente procedió a aterrizar en vertical. En este último paso siempre se había chafado la operación.

Explosión a los ocho minutos

Elon Musk estaba eufórico. Incluso lo celebró en su cuenta de Twitter: “¡Starship SN10 aterrizó de una pieza!”. Sin embargo, ocho minutos después de posarse de nuevo sobre la superficie terrestre con éxito, el vehículo estallaba en pedazos de manera espectacular.

Según apunta Reuters, se cree que, en el momento en el que el sistema automático de extinción de incendios apuntó con agua hacia las llamas que había todavía en la base del cohete, este se inclinó ligeramente a un lado y se produjo la explosión.

Tercera ensayo fallido, tercera explosión

Parecía que sí, pero el dicho de ‘a la tercera va la vencida’ no se ha cumplido para Musk. Tendrá que esperar a la cuarta oportunidad. El SN10 es la tercera prueba que ha intentado SpaceX en los últimos casi cuatro meses. En los dos intentos anteriores, el SN8 y el SN9 ni siquiera lograron aterrizar verticalmente, y ahora las esperanzas están puestas en el SN11.

No obstante, pese a la explosión, haber podido aterrizar ya es un éxito y un hito sobre el que construir para futuras operaciones. De hecho, en la retransmisión de la prueba no se ve la explosión porque con el aterrizaje se había dado por hecho que se había conseguido culminar el ensayo y no se esperaba una explosión posterior y tan tardía.

Las únicas imágenes que hay del accidente son de aficionados y personas que han podido captar el momento y subirlo a las redes sociales y distintas plataformas.

¿Cuál es el propósito de Musk con tanto intento?

Como se ha mencionado, el objetivo no es otro que lograr que se puedan llevar a cabo viajes seguros desde la superficie terrestre a Marte y transportar a humanos de un planeta a otro. Antes de eso, ya se espera realizar un vuelo con tripulación a la Luna en 2023.

Esto son pruebas, ensayos con prototipos para ajustar los procesos de despegue y aterrizaje, ya que el cohete final será mucho más grande, de unos 120 metros de altura.