ACTUALIDAD

La nave Starship vuelve a explotar

El segundo intento de despegue y aterrizaje de la nave Starship, diseñada por la compañía de Elon Musk, SpaceX, ha vuelto a fracasar tras explotar el vehículo al intentar llegar a tierra.

La nave Starship vuelve a explotar
GENE BLEVINS REUTERS

El segundo intento de lanzamiento de la nave Starship, creada por la compañía SpaceX, cuyo dueño es Elon Musk, ha vuelto a fracasar tras explotar el vehículo cuando intentaba finalizar la maniobra de aterrizaje tras ascender, de manera controlada, hasta los 10.000 metros de altitud.

No obstante, los ingenieros de SpaceX reconocen haber obtenido gran cantidad de datos para mejorar, ya que, a diferencia del primer intento con la nave SN8, que explotó al impactar con la superficie, la SN9 “ha dado pasos adelante y solo precisa trabajos en el aterrizaje”, tal y como admite el comentarista de las transmisiones, John Insprucker.

El proyecto de Starship es uno de los más ambiciosos de los liderados por Musk, pues espera que, cuando esté finalmente desarrollado, pueda llevar personas a Marte, dedicarse al transporte de pasajeros por el mundo o poner satélites en el espacio.

¿Cómo ha sido el segundo intento?

La nave está compuesta por tres motores que funcionan a base de quemar metano. Una vez que fue lanzada y alcanzó la altitud prevista, unos 10 kilómetros, desde la base apagaron sus motores para que dejara de subir. En ese momento, la nave comenzó su descenso a la superficie.

La bajada está controlada por dos aletas que se disponen en cada lado de la nave. De esta manera la velocidad se reduciría hasta el momento en el que, ya cerca de llegar al destino final, dos motores se volverían a encender para amortiguar la caída. Sin embargo, solo ha podido encenderse uno, según el corresponsal de Ciencia de la BBC, Jonathan Amos, por lo que el aterrizaje no ha podido ser controlado y la nave ha explotado al entrar en contacto con la superficie.

Próximos lanzamientos

La empresa dirigida por el magnate más rico del mundo tiene preparada otra nave SN10 para un nuevo lanzamiento, aunque en una fecha todavía desconocida, a fin de valorar los posibles avances en la aviación de estas naves.

Con ello, el proyecto de Starship queda demostrado que es una de las prioridades de la compañía de Musk. Tanto es así que las comunicaciones con la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) son constantes e, incluso, esta última le habría pedido intentar aterrizar alguna nave en la Luna.