ACTUALIDAD

MP-203: la autopista que costará 63 millones y no se puede utilizar

La carretera se empezó a construir en el año 2005 y todavía ningún vehículo a motor ha podido pasar por ella. Debía descongestionar la entrada a Madrid.

MP-203: la autopista que costará 63 millones y no se puede utilizar
SACYR - Archivo Europa Press

En el año 2005, el Gobierno de la Comunidad de Madrid propuso la creación de una nueva autopista, la MP-203 (con 12,5 kilómetros), con la que descongestionar el tráfico a la entrada Madrid desde Alcalá de Henares. Sin embargo, ningún coche ha podido pasar por allí ni puede hacerlo actualmente. Ahora, la comunidad madrileña, en los Presupuestos para 2021, trabaja en una partida de 63,2 millones de euros para pagar a Ferrovial por su construcción, según relata El País.

El proyecto, con todo hecho, se frenó porque no se llegó a llevar a cabo su objetivo principal: conectar con la radial R-3, algo que tampoco se ha hecho posteriormente en estos años por las diversas discrepancias entre la constructora, el Gobierno de España y la concesionaria de dicha radial. "La Consejería ya ha puesto en marcha los mecanismos, a través de la Dirección General de Presupuestos, para la devolución del valor patrimonial de los trabajos que realizó la concesionaria en la vía y que han revertido a la Comunidad de Madrid. En total, está previsto abonar 63,2 millones de euros", indica un portavoz de la Consejería de Transporte, Movilidad e Infraestructuras.

En el momento de su construcción, allá por 2005 con el Gobierno de Esperanza Aguirre, la presidenta aseguró que el proyecto le iba a salir gratis, con la constructora pagando todo y la posterior explotación de la carretera mediante peaje durante tres décadas. La autopista debía conectar la M-203 y la A-2 (a la altura de Torrejón de Ardoz) con la M-208 y la R-3 (Mejorada del Campo).

Dos problemas en el camino

Al plantear el proyecto se presentaron dos problemas: el primero, la manera en la que esquivar las líneas del AVE, se solucionó alterando el trayecto inicial del mismo. Sin embargo, con el segundo se toparon con los intereses de la empresa concesionaria de la R-3: tal y como indica El País, la nueva carretera perjudicaría su volumen de tráfico y, por ello, sus ingresos. Ferrovial, entonces, desistió en 2007 cuando quedaban apenas 300 metros del trazado y cubrir el firme, ya instalado.

Tras 16 años y con el 70% de la obra completada, Ferrovial ha pleiteado para conseguir que la Comunidad de Madrid le reconozca el derecho a ser compensada. Sin embargo, el Ejecutivo regional no ha cumplido, ni en tiempo ni en forma, por lo que han pedido la ejecución forzosa de la sentencia al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), según la documentación registrada por la empresa ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En dicha documentación, Ferrovial considera que el valor neto contable es de 78 millones: 73 por lo que se ha gastado y cinco por intereses.