CORONAVIRUS

La recomendación de Simón sobre el uso de las mascarillas FFP2 y las mascarillas quirúrgicas

El director del CCAES, Fernando Simón, se pronuncia sobre la diferencia entre las mascarillas quirúrgicas y las FFP2, consideradas como de protección oficial.

La recomendación de Simón sobre el uso de las mascarillas FFP2 y las mascarillas quirúrgicas
EUROPA PRESS/R.Rubio.POOL Europa Press

Con la llegada de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 a nuestras vidas, hemos ido aprendiendo, a lo largo de estos meses, todos los tipos de mascarillas habidas y por haber: quirúrgicas, higiénicas, FFP2, FFP3 y las más novedosas elastroméricas.

En una de sus últimas comparecencias, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, respondió a una pregunta de los periodistas sobre la posibilidad de hacer obligatorio el uso de las mascarillas FFP2 para la población general. "No es ni riesgo cero ni es una diferencia radical de protección de una frente la otra. La FFP2 protege fundamentalmente al que la lleva, si lo que queremos es proteger a los otros tiene mayor capacidad de filtrado hacia fuera la quirúrgica", dijo entonces.

La normativa de ambas mascarillas

Tanto las mascarillas FFP2 como las quirúrgicas deben cumplir unos porcentajes de filtrado que están recogidos en la normativa que se encarga de regularlas.

Normativa de mascarillas

  • UNE 14683: regula las mascarillas quirúrgicas IIR comercializadas en España. Deben cumplir con una eficacia de filtrado del 98% del aire expirado hacia el exterior.
  • UNE 149:2001 es la encargada de regular los Equipos de Protección Individual (EPI), entre los que se encuentran las mascarillas FFP2. En su caso, el filtrado debe ser del 92% de forma bidireccional (tanto para fuera como hacia dentro).

El ajuste de la mascarilla, un factor clave

Para medir de forma correcta la eficacia de una mascarilla hay que tener otros factores en cuenta además de la eficacia. El uso correcto, así como un buen ajuste, también tienen su importancia, tal y como destaca Gemma del Caño, farmacéutica y divulgadora, a Maldita Ciencia. "No es lo mismo ir por la calle manteniendo la distancia con los demás que ir en transporte público con gente que quizá no se esté ajustando bien la mascarilla".

Ajustarla bien, en efecto, puede ser la diferencia entre que se produzca un contagio y que esto no ocurra. Y para ello, las mejores mascarillas suelen ser la FFP2 como norma general, pues permiten un ajuste más cerrado respecto a las higiénicas. Respecto a estas, el hecho de cruzar las gomas supone un error, pues se crea una especie de 'bolsa' por donde pueden penetrar los aerosoles. Además, tal y como indica el citado medio, es preferente el uso de mascarillas FFP2 en espacio cerrados o con mala ventilación.