Deporte y Vida

SALUD

Las áreas de juego verdes estimulan el sistema inmunológico de los niños

Los niños cuyas áreas de juego al aire libre se transformaron de patios de cemento a mini bosques mostraron un sistema inmunológico mejorado en un mes, según mostró una investigación.

recreo finlandia
as.com

A medida que aumentan las enfermedades autoinmunes, sobre todo en niños, los científicos investigan maneras de encontrar soluciones. Y una de las últimas es esperanzadora ya que se ha demostrado el primer estudio experimental que muestra que la naturaleza podría ayudar.

Las enfermedades como el asma, los eccema, la diabetes tipo 1, la enfermedad inflamatoria intestinal y esclerosis múltiple, son algunas de las que más han aumentado. Hay expertos que creen que una posible explicación principal de esta tendencia, llamada hipótesis de la higiene, es que los niños están expuestos a muchos menos microbios que en el pasado.

Un sistema inmunológico muy cómodo

El estudio, publicado en Science Advance, afirma que cambiando deliberadamente el entorno de los niños es posible mejorar el desarrollo del sistema inmunológico con cambios relativamente simples en los entornos su vida, especialmente en los niños urbanos. 

El estudio involucró a 75 niños en dos ciudades de Finlandia. "Cuando vimos los resultados, nos sorprendió mucho porque eran muy sólidos", dijo Aki Sinkkonen, del Instituto de Recursos Naturales de Finlandia , quien dirigió el trabajo. "Nuestro estudio puede allanar el camino para nuevas prácticas preventivas para reducir la epidemia mundial de enfermedades inmunes".

Su equipo ahora ha comenzado otra línea de investigación para ver si darles a los bebés un impulso en la diversidad de microbios luego reduce los niveles de enfermedades autoinmunes.

De cemento a bosque

La investigación fue realizada por un equipo de expertos en medicina, ecología y planificación urbana. Los niños tenían entre tres y cinco años y estaban repartidos entre 10 guarderías de muy similares características

En cuatro centros, se instaló césped de bosques naturales, con arbustos enanos, arándanos, arándanos y musgos, en áreas de juego previamente vacías. Los niños pasaban una media de 90 minutos al día al aire libre y se les animaba a jugar con las plantas y la tierra. "Fue fácil porque la zona verde era el lugar más emocionante del patio", dijo Sinkkonen. El coste de cada patio verde fue de alrededor de 5.000 euros, menos que los presupuestos anuales de mantenimiento de esos mismos patios.

Las pruebas después de 28 días mostraron que la diversidad de microbios en la piel de los niños era un tercio más alta que la de los que todavía jugaban en los patios de piedra y aumentó significativamente en el intestino. Las muestras de sangre mostraron cambios beneficiosos en una variedad de proteínas y células relacionadas con el sistema inmunológico, incluidas las citocinas antiinflamatorias y las células T reguladoras.