Deporte y Vida

SALUD

El estrés laboral físico provoca el deterioro del cerebro y la memoria en la vejez

Una investigación de la Universidad Estatal de Colorado (EEUU) concluye que unos altos niveles de estrés físico en el puesto de trabajo afectan al hipocampo y fomentan el envejecimiento cerebral y cognitivo.

salud, estrés, cerebro
ROKS

Una investigación de la Universidad Estatal de Colorado (EEUU), publicada recientemente en la revista ‘Frontiers in Human Neuroscience’, concluye que unos altos niveles de estrés físico en el puesto de trabajo afectan al hipocampo, y por tanto fomentan el envejecimiento cerebral y cognitivo.

"Sabemos que el estrés puede acelerar el envejecimiento físico y es el factor de riesgo para muchas enfermedades crónicas. Pero esta es la primera evidencia de que el estrés laboral puede acelerar el envejecimiento cerebral y cognitivo", explica la líder de la investigación, Aga Burzynska, que además expone en que circunstancias se puede producir.

"Un trabajador promedio pasa más de ocho horas en el trabajo por día laborable, y la muchas personas mantienen su puesto durante más de 40 años. Por puro volumen, las exposiciones ocupacionales superan el tiempo que pasamos en actividades sociales, cognitivas y físicas de ocio, que protegen nuestras mentes y cerebros del enjecimiento", señala la experta.

Burzynska explicó que la asociación entre el “estrés físico" y el cerebro-memoria se debe a determinadas exigencias en el trabajo, que no necesariamente tienen que ver con actividad aeróbica. De hecho, como se esperaba, la actividad física en el tiempo libre se asocia con un mayor volumen del hipocampo, pero la asociación negativa persite con las demandas físicas en el ámbito laboral.

"Este hallazgo sugiere que las demandas físicas en el trabajo pueden tener asociaciones paralelas pero opuestas con la salud del cerebro. La mayoría de las intervenciones para posponer el deterioro cognitivo se centran en el ocio, no en el trabajo. Es una especie de territorio desconocido, pero tal vez la investigación futura pueda ayudarnos a hacer algunos ajustes en nuestro entorno de trabajo para la salud cognitiva a largo plazo", indica Burzynska.

Importantes implicaciones

Además, para la investigadora las implicaciones del trabajo son importantes ya que cuidar a las personas con deterioro cognitivo “es muy costoso, a nivel económico, emocional y social". "Si podemos velar por la salud del cerebro antes, en trabajadores de mediana edad, podría tener un enorme impacto", asegura.

Los investigadores consideraron y corrigieron varios otros factores que podrían estar relacionados con el entorno laboral, la memoria y el hipocampo, como la edad, el sexo, el tamaño del cerebro, el nivel educativo, el título del trabajo, los años en la ocupación y el estrés psicológico general.

No obstante, la investigadore concluye que su trabajo se trata solo de una “pieza del rompecabezas”. "La investigación sobre este tema está muy fragmentada. Un estudio previo relacionó la experiencia gerencial de mediana edad con un mayor volumen de hipocampo en la edad avanzada. Otro mostró que los taxistas tenían hipocampos más grandes que los conductores de autobuses de una ciudad, presumiblemente debido a la necesidad de buscar rutas. En nuestro estudio, la complejidad del trabajo y el estrés psicológico en el trabajo no estaban relacionados con el volumen y la cognición del hipocampo. Claramente, nuestro estudio es solo una pieza del rompecabezas, y se necesita más investigación”, apostilla.