Deporte y Vida

SALUD

El ejercicio aeróbico puede mejorar la salud cerebral en los mayores

Los adultos mayores, incluso con comportamientos altamente sedentarios, pueden desempeñarse mejor en ciertas pruebas de pensamiento y memoria después de solo seis meses de ejercicio aeróbico.

salud, fitness, ejercicio físico, salud cerebral
as.com

“A medida que vamos envejeciendo, nuestra salud mental y física se resiente. Pero incluso si se incluye una rutina de ejercicios cen una fase avanzada de la vida el beneficio para el cerebro puede ser inmenso". Quien habla es Marc J. Poulin, investigador de la Universidad de Calgary en Alberta (Canadá), que ha liderado una investigación sobre la relación entre el ejercicio aeróbico y la salud cerebral.

“El ejercicio aeróbico hace que la sangre se mueva a través del cuerpo y también provoca que la sangre llegue al cerebro, particularmente a áreas responsables de la fluidez verbal y las funciones ejecutivas. Nuestro hallazgo puede ser importante, especialmente para adultos mayores en riesgo de Alzheimer y otras demencias y enfermedades cerebrales", explica el expetro.

En el estudio, publicado en la revista ‘Neurology’, participaron 206 adultos con una edad promedio fue de 66 años y no tenían antecedentes de problemas cardíacos o de memoria. De igual forma, los participantes fueron somentidos a pruebas de pensamiento y memoria al comienzo del estudio, así como a un ultrasonido para medir el flujo sanguíneo en el cerebro. Las pruebas físicas se repitieron a los tres meses, y las pruebas físicas y de pensamiento se repitieron al final de los seis meses.

Los participantes completaron un programa de ejercicio aeróbico supervisado que se llevó a cabo tres días a la semana. A medida que avanzaban en el programa, aumentaron su entrenamiento de un promedio de 20 minutos al día a un promedio de al menos 40 minutos. Además, a las personas se les pidió que trabajaran por su cuenta una vez por semana.

Los investigadores encontraron que después de seis meses de ejercicio, los participantes mejoraron un 5,7% en las pruebas de función ejecutiva, que incluyen flexibilidad mental y autocorrección. La fluidez verbal, que prueba qué tan rápido puede recuperar información, aumentó en un 2.4%. "Este cambio en la fluidez verbal es lo que esperarías ver en alguien cinco años más joven", explica Poulin.

Aumento del flujo sanguíneo

Por su parte, el flujo sanguíneo aumentó de un promedio de 51.3 centímetros por segundo (cm/seg) a un promedio de 52.7 cm/seg, un aumento del 2.8%. “El aumento en el flujo sanguíneo con el ejercicio se asoció con una serie de mejoras modestas pero significativas en los aspectos del pensamiento que generalmente disminuyen a medida que envejecemos”, asegura Poulin.

"Nuestro estudio demostró que seis meses de ejercicio vigoroso puede provocar el bombeo de sangre a regiones del cerebro que mejoran específicamente las habilidades verbales, así como la memoria y agudeza mental", añade Poulin, que reconoce que una limistación del estudio fue no comparar los resultados con un grupo control que no hiciera ejercicio, aunque los investigadores trataron de reducir las limitaciones realizando pruebas a los participantes dos veces.