Deporte y Vida

SALUD

Vuelta a la actividad física: más volumen y menos intensidad para evitar cardiopatías

Tras casi 50 días de confinamiento, los adultos y mayores de 14 años ya pueden salir de sus domicilios para dar paseos y hacer ejercicio al aire libre, pero es neceasrio velar nuestra salud cardiovascular.

salud, ejercicio físico, enfermedades cardiovasculares, covid-19
as.com

Cuando dejamos de hacer ejercicio aparece una desadaptación cardiaca y vascular, lo que lleva a una subida de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial. Se ven perjudicados otros órganos, sobre todo a nivel osteomuscular, haciendo que el sistema cardiovascular se vea sometido a un mayor esfuerzo ante un ejercicio similar al que estábamos acostumbrados antes del confinamiento”.

Quien habla es el doctor Domingo Pascual Figal, del Grupo de Trabajo de Cardiología del Deporte de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), que aboga por la práctica del ejercicio físico como forma de mantener un sistema cardiovascular sano aunque con ciertas dosis de precaución tras casi 50 días de confinamiento.

Así pues, en este contexto, tan importante como retomar la actividad física, con sus conocidos beneficios para la salud en general y la cardiovascular en particular, es hacerlo “de forma gradual y controlada para evitar a su vez problemas a nivel cardiovascular”.

“Si salimos a caminar y nos sometemos a un esfuerzo moderado, la subida de frecuencia cardiaca y de la presión arterial van a ser también moderadas y no se va a producir un gran estrés fisiológico. Sin embargo, si un sistema cardiovascular desadaptado se enfrenta a una salida brusca a un ejercicio físico al que nos hemos desacostumbrado, la respuesta de ese sistema va a ser exagerada de tal forma que subirán mucho las pulsaciones, la presión arterial y aumentarán las catecolaminas, la adrenalina y la noradrenalina. Todo esto puede provocar la rotura de placas de ateroma en las arterias coronarias produciendo un infarto agudo de miocardio”, añade el experto.

Prestar atención a los síntomas

La mayor parte de síntomas que nos indican un problema en el corazón, como pueden ser la disnea o la angina de pecho, entre otros, aparecen durante el ejercicio. En personas mayores o con patologías cardiacas previas, el hecho de haber estado inactivas puede haber llevado a un empeoramiento de estas enfermedades y que haya pasado desapercibido.

De ahí que el el doctor Domingo Pascual Figal incida en prestar atención a la posible presencia de estos síntomas durante la vuelta a la actividad física. En caso de que aparezcan hay que consultar de forma inmediata.

También aquellas personas con factores de riesgo cardiovascular deben mantener un control y seguimiento de los mismos, en especial de la presión arterial, cuando retomen la práctica de ejercicio.

Más volumen y menos intensidad

Llegado a este punto, el doctor Pascual recomienda tener en cuenta dos conceptos fundamentales a la hora de retomar la actividad física: el volumen, entendido como duración, y la intensidad. “Hay que tener muy en cuenta lo que hacíamos antes. No es lo mismo la desadaptación de una persona que antes hacía deporte a diario, que la de otra que lo hacía tres días en semana”, puntualiza en primer lugar el experto.

“Esto quiere decir que si antes salíamos a caminar o correr tres días en semana, ahora podemos salir todos los días de forma que aumentamos el volumen, pero con una intensidad disminuida, leve o moderada en estas fases iniciales. No deberíamos plantearnos hacer lo que hacíamos antes del confinamiento en un periodo inferior al tiempo que hemos estado confinados”, remarca el Dr. Pascual Figal.

Uso de mascarillas

En este sentido, el cardiólogo también se refiere al uso de la mascarilla a la hora de practicar ejercicio y su relación con la oxigenación. “Si no hay una buena oxigenación vamos a someternos a un mayor estrés y el ejercicio puede ser más contraproducente. En mi opinión, lo ideal, más que el uso de mascarilla, es mantener la distancia de seguridad”, explica Pascual Figal.