Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

Beneficios del ejercicio físico de manera regular incluso en confinamiento

Según un estudio de la Universidad de Bath, la práctica del ejercicio físico a diario, por poco que sea, no sólo beneficia nuestros músculos y huesos, sino también nuestro sistema inmune.

ejercicio fisico
as.com

El estudio de la Universidad de Bath, publicado en Exercise Immunology Review, confirma que la práctica del ejercicio regular es beneficiosa para nuestro organismo incluso en momentos de confinamiento como el que estamos viviendo. 

Porque esa práctica diaria, aunque sea de media hora, no sólo es beneficiosa para el organismo a nivel físico, nuestro músculos, cuello, huesos se verán beneficiados, sino sobre todo el sistema inmunológico, como así lo detalla la investigación.

Beneficios del ejercicio en el sistema inmune

En los últimos 40 años, muchos estudios han investigado cómo el ejercicio afecta el sistema inmunitario. el ejercicio regular de intensidad moderada es beneficioso para la inmunidad, pero algunos investigadores sostienen que un ejercicio más complejo puede suprimir la función inmune, lo que llevaría a mayor riesgo de infección en las horas y días posteriores al ejercicio.

Sin embargo, en el corto plazo, el ejercicio puede ayudar al sistema inmunitario a encontrar y tratar los patógenos, y a largo plazo, el ejercicio regular ralentiza los cambios que ocurren en el sistema inmunitario con el envejecimiento, reduciendo así el riesgo de infecciones.

En un nuevo artículo, publicado este mes, los principales expertos, incluidos el doctor Turner y el doctor Campbell de la Universidad de Bath, debatieron si el sistema inmunitario puede cambiar de manera negativa o positiva después del ejercicio, y si los atletas contraen o no más infecciones que la población en general.

Cómo afecta el ejercicio a los deportistas

El artículo concluye que es más probable que las infecciones estén relacionadas con una dieta inadecuada, estrés psicológico, falta de sueño, viajes y, lo que es más importante, exposición a patógenos en eventos de reunión social como maratones, en lugar del acto de ejercitarse.

Se recomienda hacer ejercicio aeróbico de intensidad moderada regular, como caminar, correr o andar en bicicleta, con el objetivo de alcanzar 150 minutos por semana. El ejercicio más prolongado y vigoroso no sería dañino, pero si la capacidad para hacer ejercicio está restringida debido a una condición de salud o discapacidad, el mensaje es "moverse más" y que "algo es mejor que nada". El ejercicio de resistencia tiene claros beneficios para mantener los músculos, lo que también ayuda al movimiento.

Además de hacer ejercicio regularmente, las personas deben prestar atención a la cantidad de sueño que obtienen y mantener una dieta saludable, es decir, energía equilibrada para dar cuenta de la energía que se utiliza. durante el ejercicio.