Deporte y Vida

COVID-19

El coronavirus 'amenaza' con desabastecer a Zara, Primark y Mango

Los reabastecimientos de ropa en Occidente podrían retrasarse debido al cierre obligatorio de las fábricas en China por las medidas de lucha contra el brote.

Una mujer trabaja en una fábrica china.
STR AFP

El nuevo coronavirus amenaza a algo más que la salud de las personas. Con unas medidas cada vez más restrictivas en China, especialmente en la zona origen del COVID-19 (Hubei), la producción mundial se está viendo más afectada. Con millones de trabajadores en sus casas y las fábricas cerradas, la fabricación de algunos elementos ha terminado por alcanzar a algunas compañías occidentales que deben planear el retraso y escasez de sus suministros.

La primera gran compañía en reconocerlo fue Apple. La empresa fundada por Steve Jobs rebajó sus previsiones de beneficios hace unos días ya hora mismo ni siquiera se plantea hacer públicos sus cálculos porque el cierre de las cadenas de producción ha frenado su mayor centro de ensamblaje de iPhone. Si hace un año el mercado chino proporcionaba el 20 % de sus ingresos, ahora tiene que buscar otros planes debido al nuevo coronavirus. El gigante chino Alibaba también ha reconocido el impacto negativo de las cuarentenas y controles, mientras que gran parte de las multinacionales de la tecnología caminan con prudencia y un ojo en el levantamiento de las medidas restrictivas. Huawei y Xiaomi han reconocido la falta de suministros, mientras que Samsung celebra haber abandonado paulatinamente a sus vecinos.

Ahora, la moda

En España, algunas compañías han empezado a temer que la situación se extienda hasta el punto de buscar alternativas. Según El Confidencial Digital, Primark, Zara y Mango son algunas de las marcas de ropa que están a la espera de que se reabran sus fábricas. Según el medio, si la situación de paralización se mantiene un mes más las grandes firmas de la moda sufrirán una crisis de desabastecimiento.

El mayor problema se observa a la hora de llenar de ropa de otoño-invierno porque las de primavera-verano procedentes de China se adelantan siempre antes de las festividades del año nuevo en el país asiático (a finales de enero en el calendario occidental). Zara dispone de la mitad de sus fábricas repartidas por todo el mundo y podría afrontar mejor la falta de ropa, pero Primark, H&M y Mango están más limitados por su distribución. “En el sector hay inquietud y se están buscando centros productivos alternativos en el norte de África, Egipto, Portugal o España”, aseguran desde el sector a La Vanguardia.

Aunque la paulatina deslocalización ha mudado los lugares de confección por todo el mundo, todavía China lleva la delantera a Bangladés con su gran mano de obra y ventajas económicas. Las autoridades fomentan la exportación con incentivos fiscales y un sueldo medio en la fábrica es de 385 dólares al mes. Así, el 31 % de la ropa de Mango se fabrica en China, el 50% de Desigual y el 41 % de la de Mark and Spencer. Por su parte, C&A dispone de 300 factorías en el país asiático, por 239 de GAP y 89 de Primark.