Deporte y Vida

FITNESS

Margot Robbie: supervillana de gimnasio, hockey hielo y patinaje

La actriz australiana quiere mantener su papel y popularidad como Harley Quinn y no tiene suficiente con el Pilates para moldear a la la malvada superatleta.

Diferentes momentos de Margott Robbie interpretando a Harley Quinn.

¿Quién diría que Margot Robbie tenía que ponerse en forma? La australiana parecía más que preparada para lucir su 1,69 de altura en el cine tras 'Pan Am' (2011-2012) o 'El lobo de Wall Street' (2013). Pero la actriz decidió que quería ser formar parte del cine de acción empezó a combinar una serie de entrenamientos que han moldeado una figura que se ha visto evolucionar en 'Escuadrón Suicida' (2016), 'Yo Tonya' (2017) y la inminente 'Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn)'.

Robbie decidió ponerse en forma para la primera entrega como su Harley Quinn en la pantalla. La actriz se preparó a fondo con la entrenadora Andie Hecker con sesiones de tres horas al día para lucir abdominales en 'Escuadrón Suicida'. Aunque la película no recibió muy buenas críticas, su papel como la supervillana de DC conquistó a gran parte de los espectadores y el disfraz de la novia-exnovia del Joker se convirtió en el favorito de las adolescentes para Halloween en Estados Unidos.

El pantalón minúsculo de Harley Quinn

"Hay una escena en 'Escuadrón Suicida' en la que se cambia de ropa frente a un grupo de tipos, por lo que sus abdominales deben ser impecables. Y con esos pequeños pantalones cortos que usa Harley, su trasero estaba constantemente en exhibición", explicó Hecker sobre la decisión de Quinn de endurecer sus entrenamientos.

Ver esta publicación en Instagram

I can do it too @phoebejtonkin !! p.s. #andielovesmemore #toldmesoherself #mwahaha #stilllearninghowtohashtag #toofar? I❤️@balletbodies

Una publicación compartida de @ margotrobbie el

Primero, adaptó ejercicios inspirados en el ballet (la preparadora había formado parte de un ballet de Los Ángeles) para acomodarse al gimnasio, pero de manera rápida incorporó pesos a sus actividades y poleas de resistencia. El trabajo se unió a sus sesiones de surf (herencia australiana obligada). Para cuando llegó el momento de filmar, Robbie estaba deslumbrante, aunque ella siempre ha recordado que se sintió incómoda durante el rodaje con aquel vestuario tan expuesto.

Sumó el Pilates y los ejercicios de cardio sin volumen (especialmente saltos relacionados con la danza). Tensión y repeticiones fueron las órdenes de Hecker. Forjó un cuerpo de escultura en la entonces joven de 26 años."Fue un soldado total. Fue muy satisfactorio cambiar exactamente como quería que se viera en tan poco tiempo", recalcó la entrenadora personal. Según ha revelado la preparadora, la actriz se esforzó hasta el punto de alcanzar unos objetivos avanzados que no recomendaría a la mayoría de quienes acuden al gimnasio. Es más, asegura que con la mitad de lo que logró hacer su pupila ya estaría más que bien para cualquiera estuviera en gran forma.

Si se le pregunta a Robbie dirá la contrario. Sufrió en aquellas fechas porque tuvo que eliminar su dieta basada en hamburguesas y patatas fritas, aunque salió como esperaba. "Soy de extremos. Puedo estar tres días comiendo zanahorias si tengo que entrar en un biquini", señaló la estrella sobre su nada recomendable dieta. Con el ejercicio físico es diferente. "Me gusta jugar al tenis, correr por el parque o ir a clases de danza con mis amigas", aseguró en una entrevista en The Telegraph hace un año.

Patinaje y hockey hielo

Cuando llegó el turno de encarnar a la patinadora Tonya Harding también se lo tomó muy en serio. Puede que no llegara a ejecutar un triple axel pero toda aquella preparación sobre el hielo ha continuado para 'Aves de Presa' porque Harley Quinn es una experta patinadora de roller derby.

Ver esta publicación en Instagram

@itonyamovie

Una publicación compartida de @ margotrobbie el

La decisión de la australiana para adaptarse a las condiciones resbaladizas fue establecer una rutina de jugadora de hockey hielo. Primero, calentaba durante 10 minutos corriendo y saltando durante 10 minutos, después hacía repeticiones con series de 8 a 12 sentadillas laterales y luego trabajaba elevando los pies boca arriba para actuar sobre sus abdominales. Tampoco abandonó sus rutinas de cardio o sus carreras para seguir en forma. Eso sí, su dieta durante el rodaje alternaba los smoothies de kale y manzana para desayunar, almuerzos de pollo con limón y arroz prohibido y cenas de atún con boniato.

El único paso que reconoce no haber superado es el de las acrobacias. A los 29 años se mantiene en plena forma pero decidió ceder algunas escenas de acción de 'Aves de presa' a los especialistas. "Eran demasiado arriesgadas", ha reconocido la actriz. Con todo, la australiana se siente orgullosa de haber participado en una película de acción con mujeres y tratará de mantenerse en forma para seguir interpretando películas del género. Hay más aventuras de Harley Quinn en proyecto y Robbie no va a soltar la mano de la supervillana.