Deporte y Vida

SALUD

Comer dos porciones por semana de carne roja o carne procesada es un riesgo

Una nueva nueva investigación relaciona esa frecuencia con un riesgo del 3 al 7 por ciento mayor de enfermedad cardiovascular y un 3% mayor de todas las causas de muerte.

carnes, carne roja y procesada, enfermedades, nutrición, salud, harvard
as.com

Una nueva nueva investigación a cargo de Northwestern Medicine y la Cornell University de Chicago (EEUU), relaciona el consumo de dos porciones por semana de carne roja o procesada con un riesgo del 3 al 7 por ciento mayor de enfermedad cardiovascular y un 3% mayor de todas las causas de muerte.

Los resultados de este trabajo, que incluyó incluyó a 29.682 participantes (con una media de edad de 53,7 años al inicio del estudio) y que ha sido publicado en la revista 'JAMA Internal Medicine', contradicen las conclusiones de catorce expertos de siete países que hace unos meses afirmaban haber hallado poco o ningún beneficio para la salud por el hecho de reducir el consumo de carne roja o procesada.

Su revisión sistémica, publicada en la revista 'Annals of Internal Medicine', pronto encontró el rechazo de la comunidad científica y de impoortates instituciones como la propia Universidad de Harvard.

“Una controvertida ‘recomendación de pautas dietéticas’ sugiere que los adultos pueden continuar consumiendo carne roja y carne procesada en los niveles actuales de ingesta. Esta recomendación es contradictoria con la gran cantidad de evidencia que indica que un mayor consumo de carne roja, especialmente carne roja procesada, se asocia con un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular, ciertos tipos de cáncer y muerte prematura”, aseguraba Harvard.

Hallazgos principales

  • Existe un riesgo de 3 a 7% mayor de enfermedad cardiovascular y muerte prematura para las personas que comieron carne roja y carne procesada dos porciones a la semana.
  • Un riesgo 4% mayor de enfermedad cardiovascular para las personas que comieron dos porciones por semana de aves de corral, pero la evidencia hasta ahora no es suficiente para hacer una recomendación clara sobre la ingesta de aves de corral. Y la relación puede estar relacionada con el método de cocinar el pollo y el consumo de la piel en lugar de la carne de pollo en sí.
  • No hay asociación entre comer pescado y enfermedad cardiovascular o mortalidad.

Una postura que ha encontrado respaldo en el nuevo trabajo de las instituciones norteamericanas. "Es una pequeña diferencia, pero vale la pena intentar reducir la carne roja y la carne procesada como pepperoni, mortadela y embutidos. El consumo de carne roja también está constantemente relacionado con otros problemas de salud como el cáncer", explica Norrina Allen, profesora de Medicina Preventiva de la Universidad Northwestern

"La modificación de la ingesta de estos alimentos con proteínas animales puede ser una estrategia importante para ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte prematura a nivel de la población", añade el autor principal del estudio, Victor Zhong, profesor asistente de Ciencias Nutricionales en Cornell.

El caso de las aves de corral

El estudio encontró también una asociación positiva entre la ingesta de aves de corral y la enfermedad cardiovascular, concretamente un riesgo 4% mayor de enfermedad cardiovascular para las personas que comieron dos porciones por semana, pero la evidencia, según los propios investigadores, hasta el momento no es suficiente para hacer una recomendación clara sobre la ingesta de aves de corral, ya que esa asociación positiva podría estar relacionada con el método de cocinar el pollo y el consumo de la piel en lugar de la carne de pollo en sí, por lo que no se recomienda el pollo frito.

¿Qué debemos comer?

Llegados a este punto, los expertos lo tienen claro. "El pescado, los mariscos y las fuentes de proteínas de origen vegetal, como las nueces y las legumbres, incluidos los frijoles y los guisantes, son excelentes alternativas a la carne", recomienda la coautora del estudio, Linda Van Horn, profesora de Medicina Preventiva en Feinberg, y también miembro del Comité Asesor de Pautas Dietéticas de Estados Unidos para 2020.