Deporte y Vida

SALUD

La dieta es fundamental para prevenir la pérdida de audición

Una investigación del Brigham and Women's Hospital (EEUU) concluye que adherirse a un patrón dietético saludable disminuye el riesgo de sufrir una disminución de la sensibilidad auditiva.

dieta, sordera, pérdida de audición, salud, alimentos, dieta mediterránea
as.com

La importancia de adherirse a una dieta saludable tiene cada vez más implicaciones relacionadas con el bienestar de las personas. En esta ocasión, una nueva investigación a cargo de expertos del Brigham and Women's Hospital (Estados Unidos) pone de manifiesto que las personas que cumplen unos determinados patrones dietéticos tienen un menor riesgo de pérdida auditiva adquirida.

En concreto, los investigadores analizaron los cambios durante tres años en la sensibilidad auditiva de 3135 mujeres con una media de edad de 59 años y descubrieron que las mujeres cuya alimentación se adhería más estrechamente a una alimentación equilibrada y saludable, como la dieta para combatir la hipertensión (DASH) o la dieta mediterránea tenían un riesgo sustancialmente menor de disminución de la sensibilidad auditiva.

Los resultados del trabajo, publicado en el 'American Journal of Epidemiology', indican que las probabilidades de una disminución en las sensibilidades auditivas de frecuencia media eran casi un 30 por ciento más bajas entre aquellas mujeres cuyas dietas se parecían más a estos patrones dietéticos saludables, en comparación con las mujeres cuyas dietas se parecían menos a los patrones dietéticos saludables. En las frecuencias más altas, las probabilidades eran hasta un 25 por ciento más bajas.

"La edad media de las mujeres en nuestro estudio fue de 59 años, una edad más joven que cuando muchas personas piensan en hacerse revisar la audición. Después de solo tres años, el 19 por ciento tenía pérdida auditiva en las frecuencias bajas, el 38 por ciento tenía pérdida auditiva en las frecuencias medias y casi la mitad tenía pérdida auditiva en las frecuencias más altas. empeorando considerablemente su sensibilidad auditiva, la pérdida auditiva entre muchos de estos participantes generalmente no se detectaría ni se abordaría", explica Sharon Curhan, médico y epidemiólogo de la institución ubicada en Boston.

Más allá de alimentos y nutrientes concretos

Estudios anteriores han sugerido que una mayor ingesta de nutrientes específicos y ciertos alimentos, como los carotenoides beta-caroteno y beta-criptoxantina (que se encuentra en la calabaza, zanahorias, naranjas y otras frutas y verduras), folato (que se encuentra en las legumbres, las verduras de hoja verde y otros alimentos), los ácidos grasos omega-3 de cadena larga (que se encuentran en mariscos y pescados), se asociaron con un menor riesgo de pérdida auditiva autoinformada.

Ahora, esta nueva nueva confirma la conexión entre la dieta y la pérdida auditiva al capturar los patrones dietéticos generales y medir objetivamente los cambios longitudinales en las sensibilidades auditivas.