Deporte y Vida

SÍNDROME DE MÉNIÈRE

La enfermedad rara de Carme Chaparro que no tiene cura

carme chaparro, enfermedad rara, síndrome de ménière, salud

@carmechaparro

El síndrome de Ménière, como reconoce la periodista, merma la calidad de vida de quien lo sufre ya que los vértigos, la sordera o los pitidos incesantes en el oído son una constante difícil de gestionar.

“Yo vivo con un pitido constante, como una emisión en alta frecuencia. De día es soportable. De noche no tanto. Por el oído derecho casi no tengo audición. Y no hay más remedio que acostumbrarse”. Quien comparte estas palabras cargadas de resignación es la periodista y escritora Carme Chaparro, que sufre el síndrome de Ménière, una enfermedad considerada rara que no tiene cura y que afecta en España a 3 de cada 1.000 ciudadanos entre los 25 y 65 años.

El síndrome Ménière, que fue descrito por primera vez en 1861 por el médico francés Prosper Ménière, es una enfermedad que afecta al oído interno, causada por el aumento de endolinfa (líquido) en el laberinto o por una inflamación del mismo, caracterizada principalmente por episodios de vértigo, que suele manifestarse muy acompañada de acúfenos o tinnitus (zumbidos en los oídos) e hipoacusia (sordera).

Las causas de esta enfermedad, cuyo diagnóstico requiere de diferentes pruebas y es más típica de la edad adulta, son desconocidas aunque parece estar involucrado en su génesis el sistema endolinfático del oído interno, responsable del sentido del equilibrio. Tampoco existe un tratamiento que sea la panacea ya que las intervenciones quirúrjicas que pueden plantearse no han demostrado ser eficientes y el tratamiento farmacológico está enfocado a reducir la presión endolinfática del oído interno o a luchar contra los síntomas como el mareo.

Carme Chaparro es una periodista y escritora de éxito.

Un verdadero enigma

Así pues, el síndrome de Ménière está rodeado por un halo de misterio y supone un verdaero enigma para la ciencia. Hecho que convierte esta enfermedad en un molesto compañero de viaje que puede mermar considerablemente la calidad de vida de quienes la sufren ya que convivir con los vértigos, la sordera o los pitidos incesantes puede ser un verdadero calvario que en algunos casos desemboca en problemas psicológicos graves.

Por ello es de alabar la valentía de personajes públicos como Carme Chaparro ya que desvelando su enfermedad ayuda a darle visibilidad al problema y concienciar sobre la necesidad de seguir investigando para darle solución a las personas afectadas.

0 Comentarios

Normas Mostrar