Deporte y Vida

SALUD CAPILAR

Asocian la posibilidad de sufrir alopecia con la duración de la jornada laboral

Una investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad Sungkyunkwan de Seúl (Corea del Sur) concluye que cuanta más larga es la jornada laboral, mayor probabilidad hay de caída de cabello.

calvicie, alopecia, salud, problemas dñermicos, contaminación, pelo, cabello, caída
as.com

Tener el pelo más fino y más claro, seguido de la pérdida de volumen y densidad capilar, es sinónimo de que algo está pasando en la cabeza. La pérdida del cabello responde a diversos motivos que tienen que ver con factores hormonales y hereditarios, aunque también con otros que hacen referencia a determinados tratamientos médicos o a unos malos hábitos relacionados con el estilo de vida. Incluso la contaminación atmosférica puede ser perfectamente un factor de riesgo.

Lo que sorprende es que una investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad Sungkyunkwan de Seúl (Corea del Sur) asocie la duración de la jornada laboral con la posibilidad de sufrir pérdida de cabello, aunque obviamente hay un componente en la ecuación que puede sustentar esta conclusión: el estrés. Según los investigadores provoca daño a los folículos y hace que el cabello entre en la fase 'catágena', es decir, se produce una parada del crecimiento y una caída posterior.

El peligro de jornadas inacabales

Los resultados del trabajo, publicado en la revista ‘Annals of Occupational and Environmental Medicine’, indican que los hombres que trabajan durante más de 52 horas a la semana perdieron el cabello el doble de rápido que los que registraron menos de 40 horas. Estudios anteriores habían demostrado una correlación entre el exceso de trabajo y otras dolencias, como problemas cardíacos, pero el estudio surcoreano es el primero que vincula las largas horas laborales con la calvicie.

Para obtener los datos, los investigadores encuestaron a 13,000 hombres que viven en Corea del Sur, con edades comprendidas entre los 20 y los 59 años. El seguimiento duró 4 años (2013 -2017) y los científicos dividieron los bloques de trabajo en tres categorías: corta (menos de 40 horas / semana), larga (entre 40-52 horas / semana) y extra larga (más de 52 horas). Los investigadores también tuvieron en cuenta la edad, el estado civil, la educación, los ingresos mensuales del hogar, el tabaquismo y el horario de trabajo.

“En conclusión, nuestros hallazgos sugieren que el desarrollo involuntario de la alopecia es otra consecuencia potencial para la salud de las largas horas de trabajo en los trabajadores varones coreanos. Se requieren intervenciones preventivas para promover horas de trabajo adecuadas y razonables en nuestra sociedad. Se necesitan más estudios para investigar la alopecia con una herramienta de diagnóstico precisa y otras covariables, como las características genéticas, los antecedentes familiares y el tipo de alopecia”, concluye Kyung-Hun Son, autor principal del trabajo.