Deporte y Vida

SALUD

Cuánto ejercicio físico es recomendable hacer (si no somos profesionales)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar al menos 150 minutos semanales de actividad física, pero algunos especialistas recomiendan no exceder los 240 minutos.

salud, ejercicio físico, entrenamientos, fitness
as.com

A la hora de hacer ejercicio físico, en muchas ocasiones surge la duda de la cantidad de actividad recomendada en aquellos casos, la mayoría, en los que el deporte forma parte de un estilo de vida saludable y no es una ocupación a tiempo completo, como es el caso quienes se dedican profesionalmente a cualquiera de sus disciplinas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar al menos 150 minutos semanales de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas: Ni más ni menos que 30 minutos de actividad física 5 días a la semana.

Unas pautas a partir de las cuales ya se pueden lograr importantes beneficios relacionados con una reducción del riesgo de sufrir diferentes enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes, o algunos tipos de cáncer, con una mejora de la salud ósea y funcional o con la consecución de un peso saludable que evite los problemas asociados a la obesidad y sobrepeso, entre otras ventajas.

Deporte sin excesos

Mientras más deporte se practique mejor, pero nunca debemos excedernos a menos que seamos profesionales. No debemos superar un número prudencial de horas de ejercicio. Lo recomendable es hacer entre una hora y una hora y media tres días a la semana”, explica el doctor Ángel Concepción Clemente, jefe del servicio de Cardiología de Quirónsalud Tenerife.

"Hay gente que no es capaz de entender que hay que hacer las cosas de forma progresiva y comienzan a correr sin ningún tipo de precaución", añade el especialista, que aboga por completar una revisión cardiovascular previa a la práctica deportiva y una planificación progresiva del entrenamiento en cuanto al esfuerzo físico requerido “para optimizar nuestro rendimiento y evitar sufrir algún accidente cardiovascular”.

"Es la única manera de alcanzar una capacidad física óptima sin correr ningún riesgo cardiovascular. La capacidad de hacer deporte tiene que definirse de forma individualizada y teniendo en cuenta no sólo el ejercicio previo que haya hecho la persona en cuestión y su estado físico, sino también su peso y edad”, concluye.