Deporte y Vida

SEGURIDAD ALIMENTARIA

Nuevas recomendaciones de consumo de pescado por presencia de mercurio

A la raíz de nuevas evidencias científicas, la Agencia Española Seguridad alimentaria y Nutrición (AESAN) ha actualizado las recomendaciones para determinadas poblaciones de riesgo.

salud, mercurio, pescado, aesan, recomendaciones, población de riesgo
as.com

El mercurio es un contaminante medioambiental que puede estar presente en proporción variable en los productos de la pesca debido a su presencia natural en la corteza terrestre y como resultado de la actividad humana. La cantidad de mercurio en los peces, que se denomina metilmercurio, está relacionada con su posición dentro de la cadena trófica, por tanto, los peces depredadores, de gran tamaño y más longevos como el pez espada, tiburón, atún rojo o lucio tienen concentraciones más altas.

El riesgo que plantea el consumo de alimentos que contengan mercurio es que este contaminante puede afectar al sistema nervioso central en desarrollo, por exposición directa tras el consumo de ciertos alimentos o indirectamente al poder atravesar la placenta. También puede estar presente en la leche materna. Por ello, las mujeres embarazadas o que estén planificando estarlo, así como aquellas en periodo de lactancia y los niños de menor edad, constituyen la población más vulnerable al mercurio.

Nuevas recomendaciones

A raíz de nuevas evidencias científicas y técnicas, la Agencia Española Seguridad alimentaria y Nutrición (AESAN) ha actualizado las recomendaciones para determinadas poblaciones de riesgo en lo referente al consumo de pescado:

Población de riesgo Alto contenido Bajo y medio contenido
Mujeres embarazadas Evitar el consumo de especies con alto contenido en mercurio. 3-4 raciones de pescado por semana procurando variar las especies entre pescados blancos y azules.
Mujeres que planifiquen embarazo Evitar el consumo de especies con alto contenido en mercurio. 3-4 raciones de pescado por semana procurando variar las especies entre pescados blancos y azules.
Mujeres en lactancia Evitar el consumo de especies con alto contenido en mercurio. 3-4 raciones de pescado por semana procurando variar las especies entre pescados blancos y azules.
Niños 0-10 años Evitar el consumo de especies con alto contenido en mercurio. 3-4 raciones de pescado por semana procurando variar las especies entre pescados blancos y azules.
Niños entre 10-14 años Limitar el consumo de especies con alto contenido en mercurio a 120 gramos al mes. 3-4 raciones de pescado por semana procurando variar las especies entre pescados blancos y azules.
     
Población general Pueden consumir todas las especies de pescado 3-4 raciones de pescado por semana procurando variar las especies entre pescados blancos y azules.

 

Especies con alto contenido en mercurio Pez espada/Emperador, Atún rojo (Thunnus thynnus),Tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera) y Lucio.
Especies con bajo contenido en mercurio badejo, Anchoa/Boquerón Arenque, Bacalao, Bacaladilla, Berberecho, Caballa, Calamar, Camarón, Cangrejo, Cañadilla, Carbonero/Fogonero, Carpa, Chipirón, Chirla/Almeja, Choco/Sepia/Jibia, Cigala, Coquina, Dorada, Espadín, Gamba, Jurel, Langosta, Langostino, Lenguado europeo, Limanda/Lenguadina, Lubina, Mejillón, Merlan, Merluza/Pescadilla, Navaja, Ostión, Palometa, Platija, Pota, Pulpo, Quisquilla, Salmón atlántico/Salmón, Salmón del Pacífico, Sardina, Sardinela, Sardinopa, Solla, y Trucha.
Especies con contenido medio en mercurio El resto de especies no mencionadas.

¿Es seguro comer pescado?

Sí, comer pescado es seguro y saludable. En la legislación alimentaria europea existen límites máximos de mercurio que son de obligado cumplimiento y que, controlados por las autoridades sanitarias, garantizan un consumo seguro de alimentos por la población.

El consumo de pescado conlleva, además, efectos beneficiosos para la salud ya que aporta energía, es una fuente de proteínas de alto valor biológico y contribuye a la ingesta de nutrientes esenciales como el yodo, el selenio, el calcio y las vitaminas A y D. También tiene un buen perfil lipídico proporcionando ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3, que es un componente de los patrones dietéticos asocia-dos con la buena salud, y pocos ácidos grasos saturados.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha asociado el consumo habitual de pescado durante el embarazo con efectos beneficiosos sobre el desarrollo neurológico en niños y con la reducción del riesgo de mortalidad por enfermedad coronaria en adultos.