Deporte y Vida

SALUD

Cambio de hora: los efectos en nuestro organismo

Esta madrugada los relojes se retrasan a las 03:00 am, por lo que ganaremos una hora de sueño, aunque nuestro organismo deberá adaptarse a algunos cambios de carácter leve durante los próximos días.

cambio de hora, horario de invierno, salud, relojes
EFE

Tener más luz por la mañana, a cambio de que el sol se ponga antes. Llega el horario de invierno y la consecuencia inmediata es tener que ajustar los relojes en la madrugada del sábado al domingo (26 al 27 de octubre). Así pues, a las 03:00 am habrá que retrasar el reloj a las 02:00 am lo que implica que, además de tener una hora más para dormir o para lo que se tercie, tiene consecuencias sobre el organismo, que entra en una fase adaptativa.

Esto sucede porque la alteración del ritmo circadiano -oscilación de diferentes variables biológicas en intervalos regulares de tiempo-, en lo que al sueño se refiere, provoca disfunciones en nuestro reloj interno. Así, el organismo produce menos melatonina, que es una hormona que facilita el sueño y regula los estados de vigilia según la luz solar.

La Soceidad Español del Sueño (SES), en base a las evidencias científicas disponibles, asegura que es la situación ideal para nuestro organismo. "El horario de invierno promueve un ritmo biológico más estable que el del verano, algo que contribuye a mejorar el rendimiento intelectual y ayuda a disminuir la aparición de diversas enfermedades como las cardiovasculares, obesidad, insomnio y depresión"

¿Qué ocurre con el cambio de hora?

  • Los cambios que se producen en nuestro organismo son de carácter leve.
  • Tienen un carácter transitorio. A partir de las 48 o 72 horas todo vuelve a la normalidad, aunque depende de cada persona y en ocasiones pueden prolongarse los efectos durante varios días.
  • La sensación de cansancio aumenta.
  • Conciliar el sueño puede no ser tan sencillo.
  • Episodios de somnolencia.
  • Alteraciones en el aparato digestivo: falta de apetito o hambre a deshora.
  • Algunas personas sufren un aumento de dolores de cabeza.
  • Comportamientos más irascibles y apáticos.
  • Experimentamos dificultades en la concentración y atención.
  • Puede provocar estrés.
  • Los niños y las personas mayores son los más afectadas.

¿Cómo adaptarse al cambio de hora?

  • Establecer una rutina de sueño con horarios fijos para dormir y despertarse
  • Es aconsejable adaptar el horario de comidas y cenas progresivamente al nuevo horario.
  • No incluyas la siesta como solución.
  • No tomar medicamentos para dormir.
  • Evitar las bebidas alcohólicas y excitantes.
  • Evitar la ingesta de cafés o tés a última hora del día.
  • Conviene cuidar la hidratación.
  • La luz solar hará que el recuperes sensaciones. Intenta que te den los rayos del sol.
  • No cenar de manera copiosa para evitar digestiones pesadas.
  • El ejercicio físico moderado también es recomendable, pero conviene evitar hacerlo a última hora.
  • No se aconseja el uso de móviles, tablets o portátiles en los momentos anteriores a entrar en la cama por la acción de las luces brillantes.