Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Frutos secos: 10 beneficios que aportan los pistachos en la dieta

Un estudio de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona (URV) ha confirmado que el consumo de pistachos ralentiza el envejecimiento celular, pero esconde muchas más virtudes.

pistachos, frutos secos, salud, nutrición, propiedades, beneficios
as.com

Comer frutos secos a diario es una de las mejores decisiones que se pueden tomar en relación a la alimentación. Son parte indispensable de la dieta mediterránea y, salvo que medie una inoportuna alergia que impida su ingesta, supone un ingrediente imprescindible que no debemos menospreciar en ningún caso.

Actualmente existe un amplio consenso en fomentar su consumo moderado (unos 25 o 30 gramos al día) y en crudo, es decir, sin haber sido sometidos a transformación industrial que haya podido añadir sal a la ecuación o menguar su aporte nutricional. Y la ciencia aporta cada vez más evidencias sobre sus impagables propiedades.

Una reciente investigación de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona (URV), dirigida por la nutricionista Mónica Bulló, ha confirmado que el consumo de pistachos, en este caso, ralentiza el envejecimiento celular en pacientes prediabéticos ya que previene el daño en el ADN: la expresión de la telomerasa, la enzima que ayuda a proteger contra la pérdida de telómeros, es mayor en una dieta que los incluya.

10 beneficios para la salud de comer pistachos

Pero además de esta nueva evidencia, comer pistachos también esconde una serie de beneficios de indudable valor:

  • El pistacho tiene una menor cantidad de grasa y contenido energético.
  • Posee una alta proporción de fibra (tanto soluble como insoluble).
  • Además, es rico en potasio, y vitaminas E y K.
  • Su alto contenido en fitosteroles y determinados carotenoides, como la luteína y zeaxantína, le convierten en un alimento básico para la salud ocular ya que previene lesiones fototóxicas y sobre todo sobre la degeneración macular relacionada con la edad.
  • Previene enfermedades cardiovasculares y otras patologías crónicas. El consumo regular de pistachos reduce la presión arterial (al facilitar la síntesis de óxido nítrico, un potente vasodilatador).
  • Facilita la función endotelial y reduce la rigidez arterial (nuevos factores de riesgo vascular).
  • Mejora el perfil lípido (al reducir el colesterol total y sobre todo el colesterol perjudicial – LDL-colesterol).
  • Como hemos comentado antes, reduce la incidencia de diabetes.
  • También promueve el crecimiento de las bacterias saludables de la flora intestinal.
  • Mejora la función cognitiva, la capacidad de aprendizaje, la memoria y el recuerdo, lo que conlleva una mayor concentración.