Deporte y Vida

RUNNING

Si corres a diario, debes cuidar tus pies de manera especial

La elección de un buen calzado, la hidratación o mantener los pies secos, son algunos de los consejos más básicos para que los pies sufran lo mínimo estos días de calor intenso.

running
ANTONIN THUILLIER AFP

No es que los pies sean importantes a la hora de correr, es que son claves, y en muchas ocasiones no les hacemos el caso que deberíamos. Y lo reclaman. Bien con molestias, dolores; acabas pisando mal y eso deriva en una lesión de rodilla o cadera; bien porque no elegimos el calzado adecuado a la hora de practicar el deporte, cuanto más especializado será mejor para nuestro cuerpo.

Dado que cada vez tenemos más información no sólo de los pies, sino del calzado, y de cómo sacar el máximo partido a la zona donde entrenemos, porque también es importante, nos vamos a fijar en los consejos que desde Body Natur nos dan para protegerlos.

Usa deportivas y calcetines adecuados. "El primer paso siempre es asegurarte de que las zapatillas deportivas que utilizas son de tu talla, ni más grandes ni más pequeñas, ya que así evitaremos posibles rozaduras o uñas negras. Además, debemos tener en cuenta si somos pronadores o supinadores, es decir, la inclinación natural de nuestro pie, a la hora de elegir la deportiva. No nos olvidemos también de escoger calcetines de buena calidad, transpirables y preferiblemente sin costuras", cuentan.

Corta tus uñas rectas para evitar que se encarnen. "Las uñas de los pies tienen como función ser la barrera protectora de nuestros dedos. Son las encargadas de proteger las terminaciones nerviosas y es por eso por lo que debemos prestarles un especial cuidado. Basta con cortar la uña recta y limar los bordes para evitar que se enganchen con los calcetines o que se acumule sangre debajo a causa de los golpes". Nada peor que visitar al podólogo y que empiece a sacar herramientas...

Realiza estiramientos antes y después de hacer ejercicio. "Es un paso muy importante tanto para calentar los músculos de nuestros pies y piernas, y también para enfriarlos una vez hemos terminado. Para ello, puedes ayudarte con algunos complementos como una pelota de tenis o una goma elástica indicada para este fin".

Usa talco u otros productos adecuados para mantener los pies secos. "El exceso de sudoración en esta zona puede dar lugar a diversos problemas, especialmente en el espacio entre los dedos. Para evitarlo, los expertos recomiendan usar polvos de talco o desodorantes antitranspirantes en los pies e incluso podemos echarlos en las deportivas tras el entrenamiento", es fundamental que tanto en verano como en invierno cambiemos los calcetines y sepamos qué producto se adapta más a la zona donde entrenamos y al calor que hace.

Hidrata tus pies de forma regular. "Este es un paso crucial que debería seguir todo el mundo independientemente de si es corredor o no. Una buena hidratación nos proporcionará una piel sana y elástica, que evitará posibles ampollas, rozaduras o incluso grietas en los talones", además, que si lo haces tras los entrenamientos, estarás llevando mayor riego sanguíneo ante posibles molestias y aportando sangre oxigenada para proteger la zona que ha sido más castigada.

Refréscalos después de cada carrera. "Los pies tienden a sobrecalentarse e hincharse después de cada carrera, así que, para enfriarlos solo necesitas un cubo con agua o dar una ducha de agua fría a tus pies y piernas para rebajar la inflamación y relajar los músculos". Si puedes, mantén un rato los pies en alto para que descansen un poco.