Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

Por qué correr fortalece tu corazón y mejora la salud en general

Cada vez son más los aficionados a calzarse las zapatillas y salir a disfrutar de uno de los deportes al aire libre más beneficiosos para la salud, especialmente para el sistema cardiovascular.

corazón, correr, ejercicio físico, corazón, salud
as.com

Correr es uno de los mejores ejercicios aeróbicos que se pueden practicar siempre y cuando las circunstancias personales de cada uno lo permitan. Sus beneficios para la salud están ampliamente respaldados por la evidencia científica y es una de las mejores formas de cuidar la salud cardiovascular.

En general, el ejercicio físico produce una serie de adaptaciones beneficiosas para el sistema cardiovascular y es capaz de modificar el corazón, lo que repercute en la mejora de la capacidad funcional, no sólo en el rendimiento deportivo, sino también en las actividades de la vida cotidiana.

En este sentido, el corazón responde al esfuerzo que implica correr aumentando la cantidad de sangre que circula por el organismo y para mejorar esa respuesta se producen una serie de cambios fisiológicos que conllevan otra serie de beneficios:

  • El corazón se adapta aumentando su tamaño: las cavidades cardiacas se dilatan y aumenta ligeramente el grosor de las paredes musculares.
  • También mejora la capacidad de este órgano para llenarse de sangre, succionando la que le llega a través del sistema venoso. El resultado es que, con estas adaptaciones, será capaz de bombear más sangre en cada latido.
  • En el sistema vascular aumenta el calibre de arterias y capilares, lo que tiene mucha importancia en la circulación de los pulmones y en los músculos.
  • También mejora el sistema vascular coronario (las arterias que llevan la sangre específicamente al corazón), además del flujo y la perfusión coronarias.
  • Además, la práctica frecuente de una actividad física intensa como correr mejora el funcionamiento de las propias células musculares, el aparato respiratorio y el funcionamiento de todos los órganos y sistemas en general.
  • Nos ayuda a mantener alejados los principales factores de riesgo cardiovascular. Tanto la obesidad como la hipertensión, la diabetes o niveles altos de colesterol pueden mantenerse a raya más fácilmente si practicamos deportes aeróbicos periódicamente.
  • Contribuye a reducir el estrés emocional, que puede derivar en problemas serios de salud mental.

¿Cúanto tiempo es el mínimo recomendado?

Pues muy sencillo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar al menos 150 minutos semanales de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o bien una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas: Ni más ni menos que 30 minutos de actividad física 5 días a la semana.