Deporte y Vida

SALUD

Los taxistas son los conductores profesionales más expuestos a la contaminación

La exposición que sufren al carbono negro es mayor que la de los trabajadores de correos, los conductores de camiones, los trabajadores de servicio de emergencia y los de limpieza, entre otros.

contaminación, salud, tráfico, medio ambiente
as.com

Una investigación a cargo de expertos del King's College de Londres (Reino Unido) y de la Universidad Queen Mary, presentada en el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea, que se celebra en Madrid, ha puesto encima de la mesa el nivel de contamineación al que están expuestos diferentes conductores profesionales en función de su actividad.

 Así, los investigadores conluyen que los taxistas son los trabajadores que experimentan las exposiciones más altas al carbono negro, un indicador de los gases del motor diésel, en comparación con los trabajadores de correos, los conductores de camiones, los trabajadores de servicio de emergencia y los de limpieza, entre otros. Y es que, pasarse la vida en ambientes de alta concentración y congestión de tráfico eleva enormemente el riesgo para la salud.

Los resultados del trabajo mostraron que, en promedio, los conductores profesionales estuvieron expuestos a 4,1 microgramos de carbono negro por metro cúbico de aire durante la conducción, que fue aproximadamente cuatro veces mayor que su exposición en el hogar (1,1), niveles similar al experimentado por los trabajadores de oficina.

Y en lo referente a la comparativa entre conductores profesionales, los taxistas tuvieron los niveles más altos de exposición en promedio (6,5 microgramos), mientras los trabajadores de servicios de emergencia tuvieron los niveles más bajos (2,8).

Para llegar a esa conclusión, los investigadores reclutaron a 140 conductores profesionales de una variedad de ocupaciones que trabajan en el centro de Londres. Se les pidió que llevaran monitores de carbono negro, que estaban vinculados con rastreadores GPS, durante un período de 96 horas. De igual forma, también se les cuestionó sobre el tipo de vehículo que conducen, sus horas de trabajo y si conducían con sus ventanas o rejillas de ventilación abiertas.

"Nuestros hallazgos sugieren que los conductores profesionales están expuestos a altos niveles de contaminación del tráfico mientras están en el trabajo. Y estar dentro de un vehículo no necesariamente ofrece ninguna protección, de hecho, más bien al contrario: la contaminación del aire puede quedar atrapada dentro del vehículo durante períodos prolongados de tiempo", explica Shanon Lim, una de la investigadoras.

Medidas a corto y largo plazo

Para combatir esta realidad, los expertos recomiendan un gesto sencillo: mantener las ventanas cerradas mientras se trabaja. Con este simple acto la exposición al carbono negro se redujo a la mitad los niveles. Además, a corto plazo el tipo de vehículo y la elección de la ruta también podrían reducir la exposición.

A largo plazo, los investigadores recomiendan buscar formas de mantener limpio el aire dentro de los vehículos, pero también rediseñar las ciudades para crear formas más eficientes para mover personas y mercancías y aumentar el uso de soluciones más ecológicas, como los vehículos eléctricos.