Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

Síndrome de sobreentrenamiento: cuando mucho ejercicio no es bueno

Una investigación relaciona la fatiga resultante de un entrenamiento deportivo excesivo a la generada por el esfuerzo intelectual, lo que afecta a la toma de decisiones incluso más allá del deporte.

síndrome de sobreentrenamiento, cerebro, ejercicio físico, salud, rendimeinto, fatiga
as.com

Partamos de una premisa: la actividad física es buena para la salud. Pero se da la circunstancia de que entre los deportistas de élite, demasiado ejercicio puede puede ser nocivo, como lo demuestra el caso de los atletas que sufren de síndrome de sobreentrenamiento, caracterizado por episodios de gran fatiga y una reducción en el rendimiento, que en ocasiones ha desconcertado a los científicos y que, en última instancia, puede provocar que el deportista sienta la tentación de tomar productos dopantes.

Ahora, un estudio liderado por Mathias Pessiglione, experto del Hospital de la Pitié-Salpêtrière en París, en colaboración con el Instituto Nacional de Deporte, Experiencia y Desempeño (INSEP) y la Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD), muestra que un entrenamiento físico intenso puede dañar determinadas capacidades del cerebro, como el control cognitivo.

El trabajo, publicado en la revista 'Current Biology', analizó durante nueve semanas a 37 triatletas divididos en dos grupos. El primero recibió entrenamiento "normal" de alto nivel, mientras que el segundo fue sometido a una sobrecarga de actividad física en las últimas tres semanas del experimento, con entrenamientos más largos (40% en promedio).

Los investigadores, que pretendían dar respuesta a la hipótesis de que la fatiga resultante de un entrenamiento deportivo se parece al generado por el esfuerzo intelectual, monitorizaron su rendimiento físico durante los ejercicios de ciclismo realizados en días de descanso y evaluaron su experiencia subjetiva de fatiga utilizando cuestionarios cada dos días. También realizaron pruebas de comportamiento y experimentos con resonancia magnética.

Decisiones impulsivas

Y los resultado del estudio confirmaron las similitudes entre el entrenamiento deportivo demasiado intenso y el trabajo intelectual excesivo. De hecho, este exceso de deporte conduce a una reducción en la actividad de la corteza prefrontal lateral (una región clave para el control cognitivo), similar a la observada en un esfuerzo intelectual. Una disminución en la actividad cerebral que resulta en decisiones impulsivas, favoreciendo la gratificación a corto plazo en lugar de objetivos a largo plazo.

En el caso de un atleta de primer nivel, esa impulsividad puede, por ejemplo, llevar a la decisión de detenerse en un momento determinado o abandonar una carrera para detener el dolor experimentado durante el ejercicio.

Más allá de estos grandes deportistas, los investigadores estiman que clínicamente, la fatiga y la reducción del control cognitivo podrían ser un primer paso en el desarrollo de un síndrome de agotamiento o burnout, que afecta a muchas personas en todo tipo de profesiones.