Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

Dolor de espalda: 6 motivos para comenzar a nadar

Vinculado a golpes, lesiones, mala higiene postural o sobreesfuerzos, el dolor de espalda es algo muy extendido y una de las principales causas de consulta médica, pero se puede prevenir gracias al ejercicio físico.

nadar, natación, agua, harvard, entrenamiento, ejercicio físico, salud, fitness, rehabilitación, dolor de espalda
as.com

El dolor de espalda es algo a lo que casi todo el mundo se ha enfrentado en algún momento. De hecho es una de las principales causas de consulta médica que puede ir desde una pequeña molestia casi imperceptible hasta un dolor punzante y agudo. De hecho, convivir con el dolor de espalda nunca es sencillo ya que realizar actividades de lo más cotidianas pueden convertirse en un verdadero drama y la calidad de vida puede verse mermada. Ya sea a causa de las cervicales, las lumbares, el nervio ciático o una hernia de discal lo más probable es que tengas dificultades para levantar peso, agacharte, girarte o incluso moverte.

Al contrario de lo que se piensa, los problemas y dolores de espalda no son solo producto de grandes esfuerzos, sino que pueden ser provocados por la adopción de malas posturas y movimientos incorrectos. Por regla general, pueden deberse a varios factores que están relacionados con espasmos musculares, esguinces o desgarro de los músculos y ligamentos, aunque también debido a una irritación o disfunción muscular. Muchas veces son producto de diversos factores:

  • Golpes, accidentes o lesiones deportivas.
  • Inclinarse de manera brusca o repentina.
  • Levantar, transportar, empujar o tirar de un objeto de manera incorrecta.
  • Mala higiene postural.
  • Permanecer de pie o agachado durante mucho rato.
  • Giros bruscos.
  • Estirarse demasiado.
  • Permanecer sentado o conducir durante largos periodos sin reposo.

La importancia del ejercicio físico: natación

Dependiendo del tipo de lesión o problema, el dolor de espalda puede tratarse con los típicos analgésicos e incluso puede ser necesaria la intervención de un fisioterapeuta, sobre todo cuando son afecciones más leves, pero lo no hay que menospreciar es la capacidad del ejercicio físico y el deporte como método preventivo y rehabilitador.

Una de las actividades físicas más recomendables es la natación. No en vano, la Universidad de Harvard (EEUU) lo cataloga como el “entrenamineto perfecto”. Y es que para la prestigiosa institución norteamericana hay un elemento diferencial, el agua, que le confiere una serie propiedades y beneficios tanto físicos como mentales que son impagables. En el caso de los dolores de espalda, es conveniente tener en cuenta que:

  • Es un deporte que se puede practicar independientemente de cuál sea la edad o condición física.
  • Aporta elasticidad y flexibilidad.
  • Tonifica la musculatura de todo el cuerpo ya que trabaja tanto el tren superior como el inferior.
  • Es ideal para procesos de rehabilitación al reducirse el impacto debido a las características de medio acuático.
  • El agua elimina la tensión de las articulaciones por lo que se pueden mover con mayor fluidez.
  • Igualmente recomendable para quienes sufren problemas de hernias, lumbalgias o lesiones de cadera.