Deporte y Vida

SALUD

Beber té con frecuencia mejora la función cognitiva (y mucho más)

Una investigación de la Universidad Nacional de Singapur, publicada en la revista ‘Aging’, pone de manifiesto las propiedades de esta bebida para la salud, especialmente en lo que se refiere a la función cerebral.

té, bebida, salud, nutrición, función cognitiva, obesidad, enfermedades cardiovasculares
as.com

Diversas investigaciones ha confirmado que el té, que contiene fitoquímicos y flavonoides con propiedades antiinflamatorias y antioxixadentes, podría estimular el crecimiento de bacterias intestinales buenas que previenen la obesidad, la inflamación y otros factores de riesgo metabólicos. De igual forma, su consumo se ha demostrado beneficioso para mejorar el estado de ánimo y prevenir enfermedades cardiovasculares. Y ahora, una nueva investigación, le confiere propiedades que mejoran la función cerebral.

Al menos eso es lo que se desprende de un trabajo a cargo de expertos de la Universidad Nacional de Singapur, en colaboración con científicos la Universidad de Essex y la Universidad de Cambridge, ambas en el Reino Unido, que concluye que beber té con frecuencia mejora la función cognitiva y la salud del cerebro.

Los resultados de la investigación, publicada en la revista ‘Aging’, son fruto de un seguimiento de 3 años a 36 personas mayores de 60 años, a los que se realizaron pruebas neuropsicológicas y resonancias magnéticas, además de recoger sus hábitos de consumo a lo largo del tiempo, no solo en el periodo de seguimiento.

Al recabar y analizar todos los datos, los científicos descubrieron que las personas que consumían té verde, azul o negro al menos cuatro veces por semana, durante aproximadamente 25 años, tenían regiones cerebrales que estaban interconectadas de una manera más eficiente.

Analogía con el tráfico

"Tomando como referencia la analogía del tráfico por carretera, considere las regiones del cerebro como destinos, mientras que las conexiones entre las regiones del cerebro son carreteras. Cuando un sistema de carreteras está mejor organizado, el movimiento de vehículos y pasajeros es más eficiente y utiliza menos recursos. De manera similar, cuando las conexiones entre las regiones del cerebro están más estructuradas, el procesamiento de la información se puede realizar de manera más eficiente", explica el profesor Feng Lei.

“Hemos demostrado en nuestros estudios anteriores que quienes beben té tienen una mejor función cognitiva en comparación con los que no beben té. Nuestros resultados actuales relacionados con la red cerebral apoyan indirectamente nuestros hallazgos anteriores al mostrar que los efectos positivos del consumo regular de té conllevan una mejor organización cerebral provocada por la prevención en la interrupción de las conexiones interregionales”, concluye el investigador.