Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

Que los niños con TDAH hagan ejercicio mejora su capacidad de atención

Según expertos del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, el deporte tiene efectos beneficiosos en los más pequeños, como la mejora de la autonomía y la autoestima, y contribuye a crear hábitos de vida saludables.

tdah
as.com

Según afirman doctores del Hospital Universitario Reina Sofía (HURS) de Córdoba, la actividad física ayuda al funcionamiento del organismo, incrementa la autoestima, favorece la autonomía y facilita la creación de hábitos de vida saludables.

Además, y de acuerdo con un reciente estudio publicado por la Universidad de Santiago de Compostela a cargo de investigadores de la Universidad de Jaén, el ejercicio moderado y aquellos deportes que trabajan la resistencia cardiorrespiratoria contribuyen a mejorar la atención de los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

Deporte y salud mental

Y es que con motivo de la Copa COVAP, iniciativa deportiva y educativa infantil promovida por la Cooperativa Ganadera del Valle de los Pedroches (COVAP), la actividad deportiva tiene efectos positivos para la salud mental, aparte de los beneficios vinculados a las relaciones interpersonales y la creación de valores.

“Se trata de una buena herramienta de prevención de trastornos mentales como la ansiedad o la depresión”, asegura la doctora Teresa Guijarro, psiquiatra coordinadora de la USMIJ (Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil) del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, quien añade que “la práctica habitual del deporte favorece la liberación de endorfinas que mejoran la situación anímica y provocan sensación de bienestar”.

Para preservar un buen estado psicológico también depende en gran medida de los hábitos de vida saludables y de la alimentación. “Dormir poco o alteraciones cualitativas en la ingesta de alimentos son elementos que afectan a la conducta, la capacidad de atención y al aprendizaje”, añade la especialista del HURS.

Así, el hecho de no llevar a cabo una vida saludable puede acarrear problemas. Como explica la doctora a modo de ejemplo, “a veces, nos podemos encontrar con dos casos extremos en torno a la alimentación: una enfermedad mental, como es la anorexia, o un trastorno orgánico que incide sobre la autoestima, como la obesidad”.

No hay que perder de vista otro beneficio, el papel que ejerce el ejercicio físico como neuroprotector, es decir, como factor que ayuda a reforzar el sistema nervioso para mitigar o retrasar los procesos neurodegenerativos propios de enfermedades como el Alzheimer o las lesiones cerebrales. Así, el deporte podría considerarse una estrategia preventiva no farmacológica de relevancia, según señala un trabajo de investigación de la Universidad de Aix-Marsella (Francia).