Deporte y Vida

SALUD

60 cigarrillos al día, neumonía y dolores de espalda: el alarmante estado de salud de Sarri

El entrenador de la Juventus es un adicto al tabaco, y en la Juventus meditan qué tratamiento debe llevar, más ahora que se sabe que padece neumonía.

sarri fumar
JONATHAN NACKSTRAND AFP

Fumar mata. Es algo fácil de entender. Pero cuando se trata de una adicción, se convierte en un problema mayor. Y el entrenador de la Juventus, Maurizio Sarri se encuentra en esa situación. En cada partido lleva una colilla en la mano, aunque sea apagada. Pero cuando las cámaras no miran, necesita fumar. Ha confesado que llega a fumar hasta 60 cigarrillos al día.

A lo que se suma una reciente diagnosticada neumonía. Y es que la Juventus no puede afrontar este problema en solitario si el entrenador no ayuda. Ha estado de baja la última jornada y ha digirido el entrenamiento desde una oficina, pero no ha estado en el campo. Los problemas de espalda son una causa más a su estado de salud. El italiano de 60 años debe ser muy cuidadoso con su salud, y parece que el tabaco perjudica seriamente la recuperación.

Neumonía y tabaquismo

Neumonía y tabaquismo parecen ir de la mano. El tabaquismo activo está detrás del desarrollo de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la bronquitis crónica, que también son factores de riesgo de la neumonía.

El tabaquismo, por sí mismo, incrementa el riesgo de neumonía, porque puede alterar la respuesta inmune del organismo frente a los gérmenes potenciales causales de la enfermedad. La gran ventaja es que el riesgo asociado al tabaquismo desaparece cuando se abandona el tabaco y se reduce hasta un 50 % después de cinco años, y drásticamente, al cabo de diez años de abandono, hasta prácticamente igualarse el riesgo con el de los no fumadores.

El peligro para la salud de un sólo cigarrillo

De hecho, según el Informe del Director General de Salud Pública de los Estados Unidos emitido en 2014, "de cada tres fumadores jóvenes, solo uno logrará dejar de fumar, y uno de los otros dos fumadores restantes morirá de causas relacionadas con el tabaquismo. La mayoría de estos jóvenes nunca consideró las consecuencias a largo plazo sobre su salud asociadas con el consumo de tabaco cuando comenzaron a fumar; y la nicotina, una droga altamente adictiva, ocasiona que muchos continúen fumando en su edad adulta, a menudo con consecuencias mortales”.

  • un cigarrillo tiene 4.700 productos químicos, 200 son venenosos y 43 son cancerígenos
  • algunos sustancias tóxicas son volátiles y no producen daño, pero otras permanecen en el organismo toda la vida, como:
  • tolueno
  • acetona
  • ácido acético
  • ácido esteárico
  • amoniaco
  • arsénico
  • benceno
  • butano
  • cianuro de hidrógeno
  • cadmio
  • cloruro de vinilo
  • estireno
  • formaldehído
  • fenol
  • metanol
  • metano
  • monóxido de carbono
  • naftalina
  • níquel
  • polonio

Cómo afecta la nicotina

  • La nicotina como los otros químicos en el humo del tabaco llegan hasta la sangre por medio de los pulmones. Desde allí, la nicotina se propaga por todo el cuerpo.
  • Cuando se inhala en pequeñas cantidades, la nicotina causa una sensación placentera y distrae al consumidor de sensaciones desagradables. Esto hace que el usuario de tabaco quiera consumir más.
  • La nicotina actúa en la química del cerebro y el sistema nervioso central, afectando el estado de ánimo del fumador. Funciona como otras drogas adictivas al inundar los circuitos cerebrales con un químico llamado dopamina.
  • La nicotina también provoca un “subidón” de adrenalina en una cantidad que no es suficiente como para ser notada, pero bastante como para acelerar su corazón y elevar su presión sanguínea.
  • La nicotina llega al cerebro en cuestión de segundos después de una bocanada, y sus efectos comienzan a disiparse en pocos minutos. Entonces, puede que el usuario comience a sentirse irritado y tenso.
  • No alcanza el punto de llegar a sentir síntomas de abstinencia graves, pero el fumador se siente más incómodo con el pasar del tiempo. Esto es lo que con más frecuencia causa que la persona fume nuevamente. En cierto momento, la persona consume tabaco, las sensaciones desagradables desaparecen y el ciclo continúa. Si el fumador no fuma de nuevo pronto, los síntomas de abstinencia empeoran con el transcurso del tiempo.
  • A medida que el cuerpo se adapta a la nicotina, los fumadores tienden a aumentar la cantidad de tabaco que usan. Esto aumenta la cantidad de nicotina en su sangre, y más tabaco es necesario para obtener el mismo efecto. Esto se conoce como tolerancia.
  • Con el paso del tiempo, un fumador alcanza cierto nivel de nicotina y entonces necesitará seguir con el consumo para mantener el nivel de nicotina a un punto agradable.
  • Los fumadores pueden rápidamente volverse dependientes de la nicotina y experimentan síntomas físicos y emocionales (mentales o psicológicos) de abstinencia cuando dejan de fumar. Estos síntomas incluyen: irritabilidad, nerviosismo, dolor de cabeza y trastornos del sueño. Sin embargo, el indicador verdadero de la adicción es que las personas aún fuman a pesar de que saben que fumar es perjudicial para ellos, pues afecta sus vidas, su salud y sus familias de maneras no saludables. De hecho, la mayoría de las personas que fuman quiere dejar el hábito.
  • La cantidad media de nicotina que el fumador obtiene en un cigarrillo regular es cerca de 1 a 2 miligramos (mg).