Deporte y Vida

SALUD

Fatiga, estrés, apatía... señales de la vuelta al trabajo

El síndrome postvacacional se puede prevenir retomando el horario de sueño habitual días antes, no volviendo del lugar de vacaciones el día anterior, o dividiendo los días de vacaciones para no acumular largos períodos.

sindrome post vacacional
as.com

El síndrome postvacacional es característico de los países en los que es habitual que los trabajadores  disfruten de largos periodos vacacionales, como es el caso de España, donde el grueso del descanso anual se concentra fundamentalmente en los meses de verano.

Pero, ¿qué es exactamente este síndrome? Se denomina síndrome o depresión postvacacional a la sensación de falta de energía, la desmotivación o la tristeza que sufren algunos trabajadores al reincorporarse al trabajo después de un período de vacaciones. Se trata, en definitiva, de una ruptura en el proceso de adaptación o transición entre el tiempo de ocio y descanso generado por las vacaciones y la vuelta a la rutina laboral.

Así afecta el síndrome postvacacional

Los trabajadores que tienen una menor  tolerancia a la frustración y que son menos resilientes, son los más susceptibles de padecer depresión postvacacional. El cambio de situación que se vive al finalizar las vacaciones y recuperar la “normalidad” resulta más complejo para aquellos que nosaben gestionar de forma eficaz los cambios, cuentan desde Lee Hecht Harrison, división del Grupo Adecco.

La duración de las vacaciones es clave: "los trabajadores que disfrutan de largos períodos vacacionales tienen más dificultades para volver a la rutina, puesto que se han acostumbrado a una situación y, de pronto, tienen que romper con ella. Se dice que un hábito necesita alrededor de 3 semanas (21 días) para implementarse. Es por ello que las personas que dedican más de 3 semanas a sus vacaciones son más propensas a contraer el síndrome".

El entorno laboral influye de manera directa en los trabajadores y en sus posibilidades de tener depresión postvacacional. "Aquellos que regresan a un entorno hostil, en el que deben lidiar con un jefe incompetente, que no les valora o que no motiva lo suficiente a su equipo son más susceptibles. Así como aquellos que se encuentran con un mal ambiente entre compañeros, aquellos que realizan tareas repetitivas o que ya no están ilusionados con su trabajo, son más propensos que el resto", explican.

Señales de que no estás bien en el trabajo

Las señales más comunes son la apatía, el cansancio, la falta de energía, dificultad para concentrarse en las tareas. Otros síntomas frecuentes en estos trabajadores  son los trastornos del sueño, el nerviosismo, el estrés o, incluso, la tristeza.

Existen casos extremos que sólo afectan a una minoría y en los que el trabajador puede experimentar ataques de ansiedad, dolor de cabeza o malestar general. "Con este amplio abanico de síntomas, parece difícil detectar esta dolencia, aunque en todos los casos existe un hilo común, que es el momento en que los síntomas comienzan a manifestarse: tras haber disfrutado de un período vacacional o de descanso continuado", detallan.

La duración del síndrome postvacacional también puede variar de unos casos a otros. Los casos más leves reflejan dificultades durante 2 ó 3 días. Sin embargo, es habitual que los síntomas se alarguen hasta las dos semanas. Los casos más extremos podrían durar meses.