Deporte y Vida

NUTRICIÓN

12 alimentos básicos que debes incluir en tu dieta para prevenir la deshidratación

La base fundamental para una correcta hidratación es obviamente el agua, pero además también podemos lograr unos niveles adecuados por medio de frutas y verduras principalmente.

hidratacón, deshidratación, salud, nutrición, agua, frutas, verduras, dieta
as.com

En verano aumentan los ingresos hospitalarios asociados a estados de deshidratación. Y casi nadie está exento de riesgo. Ancianos, deportistas, embarazadas, niños, trabajadores al aire libre y enfermos crónicos, como los pacientes cardiovasculares, son especialmente vulnerables por lo que es conveniente no descuidar un aspecto fundamental para nuestra salud.

El agua supone alrededor del 70% de nuestra masa corporal y es vital para regulación de la temperatura corporal, la lubricación de las articulaciones o la eliminación de los desechos. Además, también puede influir en el correcto funcionamiento de algunos órganos por lo que durante el período estival es necesario no bajar la guardia.

La base fundamental para una correcta hidratación es obviamente el agua por lo que será necesario beber entre dos y tres litros al día, incluso aunque no tengamos sed. Pero además también podemos lograr unos niveles de hidratación adecuados por medio de los alimentos y complementar así la ingesta de agua.

Sobre todo, frutas y verduras

Así pues, estos son algunos de los alimentos que debes incorporar a tu dieta, sobre todo en verano por su capacidad hidratante, aunque es probable que muchos formen parte ya de tus hábitos alimenticios:

  • Melón.
  • Sandía.
  • Manzana.
  • Pepino.
  • Alcachofas.
  • Pimiento.
  • Calabacín.
  • Lechuga.
  • Espinacas.
  • Apio.
  • Arroz (por su capacidad de absorción de agua).
  • Yogur (facilita la absorción de agua por parte del intestino).

Por regla general, la fruta es el alimento por excelencia para ayudar a prevenir la deshidratación por lo que su consumo por piezas, en una macedonia o en zumos, preferiblemente naturales y de elaboración propia, es altamente recomendable. Las verduras y hortalizas también son fuente de hidratación por lo que las ensaladas o las cremas frías no deben faltar en nuestra dieta.