Deporte y Vida

SALUD

Sarcopenia: una enfermedad silenciosa que puede aumentar el riesgo de muerte

Se trata de una enfermedad progresiva y generalizada del músculo esquelético, caracterizada por una disminución de la fuerza muscular, de la masa muscular y finalmente del rendimiento físico.

sarcopenia, enfermedad, salud, ejercicio físico, dieta, musculatura, fuerza
as.com

Según la definición que comparte la Sociedad Española de Reumatología (SER), la sarcopenia es una enfermedad progresiva y generalizada del músculo esquelético, caracterizada por una disminución de la fuerza muscular, de la masa muscular y finalmente del rendimiento físico. Tiene un origen complejo y multifactorial ya que existe una pérdida muscular relacionada con el envejecimiento, pero también con otros factores como el sedentarismo, ya sea voluntario u obligado, patologías endocrinas como la resistencia a insulina, enfermedades crónicas, sobre todo si están asociadas a procesos inflamatorios, cáncer, y alteraciones en el estado nutricional.

La pérdida de masa muscular ocurre naturalmente después de los 40 años, aunque puede pasar desapercibida debido al aumento de peso, que también es común en la mediana edad. Se estima que se pierde anualmente entre el 1 y el 2 por ciento de la masa muscular después de los 50 años y como hemos comentado antes existen factores que pueden acelerar esa pérdida muscular.

Quienes sufren la enfermedad, sufren los siguientes síntomas:

  • Sensación de debilidad.
  • Dificultad para levantarse de una silla.
  • Velocidad lenta para caminar.
  • Caídas de repetición.
  • Pérdida de peso reciente sin causa justificada.
  • Pérdida de masa muscular.

El principal problema que presenta la sarcopenia es que a la larga puede asociarse con consecuencias adversas tales como fracturas, discapacidad física, aumento de ingresos hospitalarios, empeoramiento de la calidad de vida y mortalidad, sobre todo en personas mayores de 65 años.

Tratamiento: ejercicio y dieta

La buena noticia es que en muchos casos se puede prevenir y el tratamiento de la sarcopenia se basa fundamentalmente en el ejercicio físico y una dieta sana, con una adecuada ingesta de calorías y proteínas, siendo incluso necesaria la suplementación en algunos casos.

En cuanto al ejercicio físico, en pacientes con sarcopenia, la prescripción de ejercicios de resistencia se ha demostrado efectiva para mejorar la masa muscular, la fuerza y la función física. La actividad física debe producir la contracción del músculo esquelético mediante el uso de resistencia externa como pesas, bandas de terapia elástica y el peso corporal en sí.

Estudio de la Universidad de São Paulo

Precisamente, un reciente estudio a cargo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FM-USP) en Brasil, concluye que la evaluación de la composición corporal puede ser una estrategia efectiva para predecir la longevidad en personas mayores de 65 años al observar que la baja masa muscular en brazos y piernas puede aumentar el riesgo de mortalidad en mujeres y hombres mayores.

La investigación, publicada en el 'Journal of Bone and Mineral Research', se centró en el estudio de un grupo de 839 hombres y mujeres mayores de 65 años durante aproximadamente cuatro años. Así, el estudio mostró que el riesgo de mortalidad por todas las causas aumentó casi 63 veces en mujeres con baja masa muscular apendicular, mientras que el riesgo de morir aumentó 11,4 veces en los hombres. Al final del período de seguimiento, el 15,8 por ciento (132) de los voluntarios habían muerto. El 43,2 por ciento había muerto por problemas cardiovasculares. La tasa de mortalidad fue del 20 por ciento para los hombres y del 13 por ciento para las mujeres de la muestra a pesar de que en proporción las mujeres eran mayoría, 516 frente a 323 hombres.