Deporte y Vida

SALUD

Cáncer de vejiga: consecuencias y causas de la enfermedad de Kiko Matamoros

El tabaquismo, las sustancias químicas, son algunas de las causas de un cáncer que afecta a hombres adultos y que se detecta rápido por la sangre en la orina. Te contamos las consecuencias de la operación y los métodos para crear nuevas vejigas externas.

kiko matamoros cáncer
RAUL TERREL CHANCE

El colaborador televisivo Kiko Matamoros confesaba hace unos días que padece cáncer de vejiga, una de las enfermedades más comunes en hombres, y cuyo diagnóstico se aprecia de manera rápida por los efectos que produce, entre los más llamativos, la sangre en la orina.

Ver esta publicación en Instagram

Muchísimas gracias por vuestras muestras de apoyo y vuestra solidaridad, especialmente las de aquellos con los que he vivido en conflicto. 💪❤️

Una publicación compartida de Kiko Matamoros - OFICIAL (@kiko_matamoros) el

La sangre no es el único síntoma. El cáncer de vejiga es uno de los tipos de cáncer más frecuentes y afecta a alrededor de 68.000 adultos por año en los Estados Unidos, según la Clínica Mayo. El cáncer de vejiga se presenta con mayor frecuencia en hombres que en mujeres y, generalmente, afecta a adultos mayores, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Síntomas del cáncer de vejiga

Sangre en la orina (hematuria), la orina puede verse de color rojo intenso o amarronado. A veces, la orina no se ve distinta, pero se puede detectar sangre mediante un examen microscópico de la orina.

  • Dolor al orinar
  • Dolor pélvico
  • Dolor de espalda
  • Necesidad de orinar a menudo
  • No poder orinar
  • Dolor en un lado de la espalda baja
  • Pérdida de apetito y pérdida de peso
  • Cansancio o debilidad
  • Hinchazón en los pies
  • Dolor en los huesos

Causas del cáncer de vejiga

Las causas del cáncer de vejiga no siempre están claras, y algunas personas que lo padecen no tienen factores de riesgo evidentes. El cáncer de vejiga aparece cuando las células de la vejiga comienzan a multiplicarse de forma anormal. En lugar de crecer y dividirse de manera organizada, estas células presentan mutaciones que hacen que se multipliquen sin control y que no mueran. Estas células anormales forman un tumor.

Las causas más comunes de este cáncer son:

  • Tabaquismo y otros consumos de tabaco
  • Exposición a sustancias químicas, especialmente, el hecho de tener un trabajo que requiera la exposición a ellas
  • Exposición a la radiación en el pasado
  • Irritación crónica del revestimiento de la vejiga
  • Infecciones parasitarias, particularmente, en las personas originarias de ciertas zonas fuera de los Estados Unidos o que viajaron a esos lugares.

Tratamiento al cáncer de vejiga

En muchos de los casos, la mejor opción puede incluir más de un tipo de tratamiento. La cirugía, ya sea sola o con otros tratamientos, es parte del tratamiento para la mayoría de los cánceres de vejiga.

A menudo, se pueden extirpar tumores de vejiga en etapas iniciales. Sin embargo, una preocupación importante para las personas con cáncer de vejiga en etapa inicial es que nuevos cánceres se forman a menudo en otras partes de la vejiga con el paso del tiempo.

La extirpación total de la vejiga (conocida como cistectomía radical) es una manera de evitar este problema, aunque esto puede causar efectos secundarios considerables. Si no se extirpa la vejiga por completo, se pueden administrar otros tratamientos para intentar reducir el riesgo de nuevos cánceres. Independientemente de si se ofrecen o no otros tratamientos, es necesario un seguimiento minucioso para identificar signos de nuevos cánceres en la vejiga.

Extirpación de la vejiga

En la cistectomía, el cirujano extrae la vejiga y parte de la uretra, así como los ganglios linfáticos cercanos. En los hombres, la extracción completa de la vejiga (cistectomía radical) generalmente consiste en extirpar la próstata y las vesículas seminales. En las mujeres, la cistectomía radical implica extirpar el útero, los ovarios y parte de la vagina. El cirujano también crea una nueva vía para que la orina salga del cuerpo.

Es importante dejar de fumar. Ya que fumar no solo es un factor de riesgo para contraer cáncer de vejiga, sino que también aumenta el riesgo de presentar problemas después de la cirugía.

Si ha habido extracción, el cirujano reconstruye las vías urinarias para permitir que se libere la orina del cuerpo. Hay varias opciones:

Conducto ileal: el cirujano utiliza una parte del intestino delgado para crear un tubo que se une a los uréteres y conecta los riñones a una abertura en la pared abdominal (estoma). Una bolsa que se lleva en el abdomen se pega a la piel y recoge la orina hasta que la drenas.

Reconstrucción de neovejiga: el cirujano utiliza un tramo un poco más largo del intestino delgado que el que se usa para un conducto ileal, a fin de crear un reservorio con forma de esfera que se convierte en la nueva vejiga. El cirujano coloca la neovejiga en la misma posición dentro del cuerpo que ocupaba la vejiga original y conecta la neovejiga a los uréteres para que la orina pueda drenar de los riñones. El otro extremo de la neovejiga se une a la uretra, lo que te permite orinar de un modo relativamente normal. Una neovejiga no es una vejiga completamente nueva y normal. Si te realizan esta cirugía, es posible que debas utilizar un catéter para ayudar a vaciar mejor la neovejiga. Asimismo, algunas personas deben someterse a una cirugía para la incontinencia.

Depósito urinario continente: el cirujano utiliza una parte del intestino para crear un pequeño depósito dentro de la pared abdominal. A medida que produces orina, el depósito se llena y utilizas una sonda para vaciar el reservorio varias veces al día. Con este tipo de derivación, evitas la necesidad de usar una bolsa fuera del cuerpo. No obstante, deberás usar un tubo largo y fino (sonda) varias veces al día para drenar el reservorio interno. Las pérdidas en el lugar donde está ubicada la sonda pueden causar algunos problemas o la necesidad de volver al quirófano para que te realicen una cirugía de revisión.

El cáncer de vejiga puede provocar impotencia

En los hombres, la lesión a los nervios durante la cirugía podría afectar la capacidad de tener erecciones. Esto puede mejorar con el tiempo, pero es conveniente hablar con el médico y consultar si pueden usar técnicas con preservación de nervios durante la cirugía.

Incluso con las técnicas con preservación de nervios, es posible que lleve algún tiempo recuperar la función eréctil. Existen muchas opciones para recuperar la función eréctil después de la cistectomía. Eso sí, hay que ser paciente, e ir paso a paso.