Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Receta saludable: cómo hacer la ensalada de pasta perfecta

Preguntamos a un chef italiano por las claves para que no engorde, todos los ingredientes mariden a la perfección, cuándo prepararla y los detalles que la hacen un plato de verano único.

ensalada de pasta
as.com

Cocinar en verano puede convertirse en un suplicio. Te quedas sin ideas, nada y todo te apetece, por eso preparar recetas saludables es la mejor opción, incluso con antelación. Por eso hemos preguntado a un chef italiano para que nos de la receta perfecta de ensalada de pasta.

"La ensalada de pasta perfecta para mi tiene que ser, en primer lugar, con pasta seca corta tipo fusilli", nos cuenta a Deporte y Vida Riccardo Francesco Fiore, jefe de Cocina de GIULIETTA, uno de los mejores restaurantes italianos de Madrid, perteneciente al Grupo Le Cocó.

Así es la receta de pasta perfecta para el verano

Las ensaladas de pasta admiten ingredientes muy variados y versátiles.

"Con diferencia de la pasta caliente, la suelo cocer un poco más de al dente para después enfriarla con un chorrito de aceite (para que no se pegue) en una placa plana", cuenta.

"No suelo pasarla por agua fría para que no pierda todo el almidón", añade el chef.

"Una vez atemperada la pasta le añado los ingredientes", y aquí entra la imaginación de cada uno.

"La verdad soy de los que piensa que una ensalada de pasta hay que hacerla con antelación para que los sabores se asienten bien. Y tampoco me suelen gustar la pasta que parece una ensaladilla rusa, así que la mahonesa la suelo evitar, al igual que mucho vinagre a diferencia que una ensalada normal ya que puede resultar muy ácido", explica.

"Me gusta mucho hacerlas de instinto con los ingredientes que tengo por casa... Seguramente no puede faltar alguna conserva (maíz, aceituna, atún) un queso fresco (tipo mozzarella o burrata,) frutas y verduras frescas (tomatitos cherri, rúcula, calabacín, calabaza, berenjena previamente cocidos), hierbas aromáticas (albahaca, perejil, hierbabuena...) y alguna proteína (pollo, gamba, huevo etc...)