Deporte y Vida

NUTRICIÓN

La OMS alerta sobre el exceso de azúcar en alimentos para bebés

El organismo indica que una alta proporción de alimentos para bebés se comercializan incorrectamente como adecuados para menores de 6 meses, y que muchos tienen niveles altos de azúcar.

bebés, alimentos, azúcar, oms, salud, nutrición
as.com

En 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una guía en la que establecía restricciones para la publicidad de alimentos para lactantes menores de seis meses al considerar que durante este periodo periodo la leche materna debe consituir la principal fuente de alimentación de los bebés.

"La adecuada nutrición en la primera infancia es clave para garantizar un crecimiento y desarrollo óptimo del niño, así como para prevenir algunas enfermedades a lo largo de su vida como, por ejemplo, obesidad o patologías no transmisibles relacionadas con la dieta", explica Zsuzsanna Jakab, la directora regional para Europa de la OMS.

Ahora, nuevas investigaciones del organismo internacional muestran que una alta proporción de alimentos para bebés se comercializan incorrectamente como adecuados para menores de 6 meses, y que muchos de esos alimentos contienen niveles altos de azúcar.

Análisis exhaustivo

Tras analizar unos 8.000 productos en más de 500 tiendas de Viena (Austria), Sofía (Bulgaria), Haifa (Israel) y Budapest (Hungría) de noviembre de 2017 a enero de 2018, los expertos de la OMS determinaron entre el 28 por ciento y el 60 por ciento de los productos que se comercializaban para menores de 6 meses estabam etiquetados como apropiados cuando no lo eran.

Y más de la mitad de los alimentos tenían más del 30 por ciento de azúcar recomendado, lo que puede aumentar el riesgo de sobrepeso y de caries. Además, una exposición precoz a los productos azucarados puede crear una preferencia nociva hacia esos alimentos para el resto de la vida.

Un tercio de los productos examinados contenían azúcar, zumo de frutas concentrados u otros edulcorantes en su composición, ingredientes que no deberían ser agregados a los alimentos para niños. De hecho, todos los azúcares añadidos y los edulcorantes también deben ser eliminados de los alimentos para bebé.

Mientras que las etiquetas de las bebidas azucaradas, en particular los zumos de frutas y la leche concentrada, y de los productos de confitería deberían indicar también que estos productos no son adecuados para los niños menores de tres años.