Deporte y Vida

PSICOLOGÍA

Lo que ves desde la ventana de casa también puede mejorar tus hábitos y salud

Una investigación de la Universidad de Plymouth concluye que ver espacios verdes desde casa se asocia con la reducción del deseo de consumir alcohol, tabaco y alimentos poco saludables.

salud, zonas verdes, espacios naturales, psicología, hábitos saludables
as.com

Hasta la fecha existían evidencias contrastadas de que hacer ejercicio físico en la naturaleza podía reducir la tentación respecto a determinados hábitos poco recomendables como el beber alcohol, fumar o comer alimentos con un escaso valor nutricional. Pero una nueva investigación de la Universidad de Plymouth (Reino Unido) concluye que se pueden lograr los mismos beneficios sin necesidad de que la actividad física esté involucrada en la ecuación.

El estudio, publicado en la revista ‘Health & Place’, es el primero en investigar la relación entre la exposición a ambientes naturales, el deseo de una variedad de sustancias y la experimentación de emociones o sentimientos negativos.

“Se sabe desde hace algún tiempo que estar al aire libre en la naturaleza está relacionado con el bienestar de una persona. Pero el hecho de que exista una asociación similar por el simple hecho de poder ver los espacios verdes desde casa agrega una nueva dimensión a la investigación anterior. Este es el primer estudio que explora esta idea y podría tener un rango de implicaciones para la salud pública y los programas de protección ambiental en el futuro", explica la investigadora Leanne Martin.

Exposición a zonas verdes

Los participantes completaron una encuesta que exploró las relaciones entre varios aspectos de la exposición a la naturaleza, el deseo y el efecto negativo. Y los expertos tuvieron en cuenta la proporción de espacios verdes en el vecindario residencial de un individuo, la presencia de vistas verdes desde su hogar, su acceso a un jardín y su frecuencia de uso de espacios verdes públicos.

Los resultados mostraron que tener acceso a un jardín estaba asociado con una menor fuerza de deseo y frecuencia, mientras que las vistas residenciales que incorporaban más del 25% de espacio verde provocaban respuestas similares. El estudio también midió la actividad física realizada en el mismo período de tiempo en que se evaluaron los antojos, mostrando que el deseo reducido se produjo independientemente del nivel de ejercicio.

El anhelo contribuye a una variedad de comportamientos perjudiciales para la salud, como fumar, beber en exceso y comer de manera poco saludable. A su vez, pueden contribuir a algunos de los mayores desafíos de salud globales de nuestro tiempo, incluidos el cáncer, la obesidad y la diabetes. Demostrar que un menor deseo está vinculado a una mayor exposición a los espacios verdes es un primer paso prometedor. Las investigaciones futuras deberían investigar si los espacios verdes pueden usarse y cómo se pueden utilizar para ayudar a las personas a soportar los antojos problemáticos, permitiéndoles gestionar mejor los intentos de evitarlos en el futuro", concluye la doctora Sabine Pahl, profesora de psicología.