Deporte y Vida

SALUD

El ejercicio físico mejora la función cerebral en personas obesas o con sobrepeso

Un estudio a cargo de expertos de la Universidad de Tubinga (Alemania) concluye que el ejercicio, además de los beneficios para la salud en general, mejora la cognición en personas con problemas de peso.

obesidad, ejercicio físico, función cerebral, fitness, salud
as.com

Una nueva investigación a cargo de expertos de la Universidad de Tubinga (Alemania) concluye que, además de los importantes beneficios del ejercicio físico para el metabolismo, el estado de ánimo y la salud en general, la actividad física también mejora ostensiblemente la función cerebral en personas obesas o con sobrepeso.

El trabajo, cuyos resultados han sido presentados en la reunión anual de la Society for the Study of Ingestive Behavior (SSIB), celebrada en Utrecht (Holanda) pretendía concretar si el ejercicio puede mejorar la sensibilidad a la insulina en el cerebro y mejorar la cognición en personas con sobrepeso ya que en estudios anteriores se había descubierto que estas personas son propensas a la resistencia a la insulina en el cerebro, donde proporciona información sobre el estado nutricional actual, así como el resto del cuerpo

La investigación incluyó el seguimiento a 22 adultos sedentarios con sobrepeso u obesidad (con un IMC promedio de 31), que se sometieron a dos exploraciones cerebrales antes y después de una intervención de ejercicios de 8 semanas, que incluía montar en bicicleta y caminar. Además, la función cerebral se midió antes y después de usar un aerosol nasal de insulina para investigar la sensibilidad a la insulina del cerebro.

Importantes beneficios

Después de esas 8 semanas se pudo determinar que las funciones cerebrales importantes para el metabolismo se normalizaron a pesar de queel ejercicio solo derivó en una pérdida de peso marginal. Así, los investigadores comprobaron que el ejercicio aumenta el flujo sanguíneo regional en áreas del cerebro importantes para el control motor y los procesos de recompensa, los cuales dependen de la dopamina.

Además, los expertos también descubrieron que cuanto mayor es la mejora en la función cerebral, más grasa abdominal pierde una persona durante el ejercicio de la intervención. De igual forma, las personas también reportaron un mejora en el estado de ánimo y el cambio de tareas, que a su vez es un indicador para mejorar la función ejecutiva.

"La conclusión es que el ejercicio mejora la función cerebral. Y el aumento de la sensibilidad a la insulina en las regiones cerebrales relacionadas con la dopamina a través del ejercicio puede ayudar a disminuir el riesgo de que una persona desarrolle diabetes tipo 2, junto con los beneficios para el estado de ánimo y la cognición", concluye la doctora Stephanie Kullmann, principal autora de la investigación.