Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

La actividad física a partir de mediana edad, ligada a una mayor esperanza de vida

esperanza de vida, longevidad, ejercicio físico, salud, actividad física, fitness

as.com

Un estudio concluye que cumplir las recomendaciones mínimas de actividad física, 150 minutos por semana de intensidad moderada, podría prevenir el 46% de las muertes asociadas al sedentarismo.

Mantenerse físicamente activo o volverse más activo a partir de mediana edad se asocia con un menor riesgo de muerte, independientemente de los niveles de actividad pasados o el estado de salud actual. Esa es la principal conclusión de un estudio a cargo de expertos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) que cifra en una reducción del 46 por ciento las muertes asociadas con el sedentarismo.

En concreto, los investigadores abogan por cumplir y mantener al menos las recomendaciones mínimas que comparte la Organización Mundial de la Salud (OMS), que aconseja realizar 150 minutos por semana de actividad física de intensidad moderada. La actividad física abarca el ejercicio físico, pero también otras actividades que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

El trabajo de los expertos de Cambridge es uno de los pocos estudios que han analizado cómo los cambios en la actividad física a lo largo del tiempo se asocian con el riesgo subsiguiente de muerte. Para ello utilizaron datos de 14.599 hombres y mujeres de 40 a 79 años del estudio de investigación prospectiva europea sobre cáncer y nutrición en Norfolk (EPIC-Norfolk), que fueron reclutados entre 1993 y 1997.

Durante el periodo de la investigación, publicada en ‘The BMJ’, se produjeron 3.148 muertes, incluyendo 950 muertes por enfermedad cardiovascular y 1.091 muertes por cáncer. Después de controlar la actividad física existente y otros factores de riesgo como la dieta, el peso corporal, el historial médico, la presión arterial y los niveles de colesterol, los niveles más altos de actividad física y el aumento de la actividad física a lo largo del tiempo se asociaron con un menor riesgo de muerte.

Importantes beneficios

Para cada aumento de 1kJ/kg/día por año en gasto energético de la actividad física (PAEE) -el equivalente a estar inactivo al inicio del estudio y gradualmente, durante cinco años, cumplir con las pautas mínimas de actividad física- los investigadores encontraron un riesgo 24% menor de muerte por cualquier causa, un riesgo 29% menor de muerte cardiovascular y un riesgo 11% menor de muerte por cáncer. Estar activo desde el principio del estudio confirió un 30% menos de riesgo de mortalidad por todas las causas. Los beneficios fueron mayores para aquellos con altos niveles de actividad física que se volvieron aún más activos con el tiempo, con un riesgo 42% menor de mortalidad.

"Estos resultados son alentadores, especialmente para los adultos de mediana edad y adultos mayores con enfermedades cardiovasculares y cáncer, que aún pueden obtener beneficios sustanciales de longevidad al ser más activos, prestando más apoyo a los amplios beneficios para la salud pública de la actividad física", concluye Alexander Mok, principal autor de la investigación.