Deporte y Vida

MEDIO AMBIENTE

El drama del cambio climático resumido en una insólita foto: trineos de nieve sobre agua

cambio climático, groenlandia, deshielo, calentamiento global, medio ambiente, salud

Steffen M. Olsen

Tomada el pasado 13 de junio por el científico Steffen M. Olsen en el fiordo de Inglefield Bredning, situado al noroeste de Groenlandia, muestra a varios perros transitando sobre el hielo derretido.

Agua donde debería haber una sólida capa de hielo. El drama del cambio climático está perfectamente resumido en la imagen tomada el pasado 13 de junio por el científico Steffen M. Olsen en el fiordo de Inglefield Bredning, situado al noroeste de Groenlandia y en la que se puede apreciar a dos trineos tirados por perros transitando sobre el hielo derretido.

Una imagen que se ha vuelto viral y que pone de manifiesto el importante problema al que nos enfrentamos. “Las comunidades en Groenlandia dependen del hielo para tareas de transporte, caza y pesca. Eventos extremos, como esta inundación del hielo por el inicio abrupto del derretimiento de la superficie, requieren una mayor capacidad de predicción en el Ártico", explica Olsen, que tomó la instantánea de camino a recoger unos aparatos de medición de la estación meteorológica que supervisaba.

Y es que, por estas fechas, lo normal es que la temperatura no supere los 3 grados centígrados aunque se han registrado picos de más de 15 grados, lo que sorprende y preocupa a partes iguales a los propios habitantes de la región. De hecho, en la localidad de Qaanaaq, situada en esa área, se midieron la semana pasada 17,3 grados, cuatro veces más de la temperatura media usual, aunque la cifra aún no ha sido verificada.

Aunque quienes viven en la zona son los principales perjudicados por la transformación de su entorno, las consecuencias se dejarán notar más allá de la región en una nueva muestra de un fenómeno tan real como aparentemente imparable.

Cambio de patrones climáticos

Según advierte Greenpeace tanto los estudios de observación como los de modelización indican que “según desaparezca el hielo terrestre ártico (el de los glaciares) es probable que suba el nivel del mar y cambien los patrones climáticos del hemisferio norte”.

Los efectos probablemente varíen por zona geográfica, algunas sufrirán veranos más calurosos y secos, otras veranos más lluviosos mientras que en otras los inviernos serán más fríos y habrá más tormentas. Es probable que el cambio en los patrones de circulación atmosférica, entre ellos un cambio en la trayectoria de la corriente del Golfo, así como un ‘bloqueo’ de las ondas atmosféricas planetarias contribuyan a estos cambios climáticos extremos. Igualmente es probable que los episodios meteorológicos extremos sean más comunes en el futuro, habrá más probabilidad de sufrir olas de calor, inundaciones y tormentas muy intensas”, explica la organización ecologista y pacifista internacional.