Deporte y Vida

SALUD

Las carnes blancas también incrementan los niveles de colesterol en sangre

carnes blancas, carnes rojas, colesterol, salud, nutrición

as.com

Contrariamente a lo que se pensaba, un estudio de la Universidad de San Francisco (EEUU) concluye que el consumo de carne roja y blanca tiene efectos igualmente negativos en los niveles de colesterol.

Hasta la fecha existía la creencia de que el consumo de carnes blancas, principalmente de aves como el pollo y el pavo, y también el conejo, era más recomendable que el de carnes rojas en términos de salud. Su bajo contenido en grasas saturadas, su aporte en proteínas de buena calidad, o la presencia de lípidos insaturados, minerales (hierro, cinc, cobre) y vitaminas del grupo B, asociaban su consumo con menor riesgo de obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2. Y sigue siendo cierto.

Pero un estudio a cargo de expertos de la Universidad de San Francisco (EEUU) equipara la ingesta de carnes rojas y blancas en lo que al incremento de los niveles de colesterol se refiere. Y es que los investigadores descubrieron que el alto consumo de ambos tipos de carne genera por consiguiente un elevado nivel de colesterol, superior en comparación al producido por el consumo de proteínas de origen vegetal, aunque también advierten de que no se deben menospreciar las cualidades de las carnes blancas que, a pesar de sus hallazgos, siguen siendo una mejor opción frente a las rojas.

"Cuando planeamos este estudio, esperábamos que las carnes rojas tuvieran un efecto adverso mayor de niveles de colesterol en la sangre que las blancas, pero nos sorprendió que este no es el caso", señaló Ronald Krauss, autor principal del estudio, que ha sido publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition.

El consumo de carne roja se ha vuelto impopular durante las últimas décadas debido a la preocupación sobre su asociación con el aumento de enfermedades cardíacas y se ha fomentado el consumo de aves de corral como alternativa más saludable. Pero hasta ahora no existía una comparativa completa de los efectos de la carne roja y la carne blanca sobre los niveles de colesterol.

Las carnes blancas, más recomendables

"Nuestros resultados indican que las recomendaciones actuales de restringir las carnes rojas y no las blancas no se deben basar solamente en sus efectos en el colesterol en la sangre. De hecho, otros efectos del consumo de carnes rojas pueden contribuir a las enfermedades cardíacas, y estos efectos deben ser explorados en mayor detalle en un esfuerzo para mejorar la salud" explica Krauss, que asegura que las proteínas que no provienen de la carne, como la de los vegetales, los productos lácteos y legumbres, presentan el mejor beneficio para la salud en relación con el colesterol.

No obstante, el estudio también cuenta con algunas limitaciones como la muestra, poco más de 100 personas, la duración, unos cuatro años, y el hecho de haber sido excluidas carnes procesadas como salchichas o tocinetas, al igual que el pescado.