Deporte y Vida

INVESTIGACIÓN

La resonancia magnética es clave en el resultado de lesiones deportivas

resonancia magnética

as.com

La resonancia magnética Tres Teslas mejora el diagnóstico, tratamiento y seguimiento también de las enfermedades neurológicas porque permite no solo ver imágenes, sino registrar la actividad neuronal del cerebro.

Hablar de investigación, desarrollo tecnológico y ciencia es clave a nivel deportivo, sobre todo en lesiones, pero también tienen muchas otras aplicaciones y una de las principales es el avance en el diagnóstico a nivel neurológico y en posibles aplicaciones para descubrir avances.

Así lo explica el doctor Javier Blázquez, jefe del Servicio de Radiodiagnóstico de MD Anderson Cancer Center Madrid, con quien charlamos en Deporte y Vida para conocer el progreso que en el día a día tienen estas pruebas de diagnóstico.

¿Qué aplicación tiene la resonancia Tres Tesla a nivel deportivo?

La resonancia magnética destaca por su imagen de alta resolución y el contraste del tejido blando (grasa, músculos, ligamentos…) lo que hace que sea la tecnología idónea para diagnosticar todo tipo de lesiones deportivas que son difíciles de percibir mediante el uso de otros sistemas médicos como la ecografía el TAC o los Rayos X. Lesiones musculares y de ligamentos, contusiones y pequeñas fracturas de hueso son el tipo de lesiones en las que la resonancia puede ser de mayor utilidad.

¿Cuál es el mecanismo de la resonancia?

La resonancia magnética es una tecnología que no utiliza rayos X, es por lo tanto una técnica inocua, ya que evita los efectos negativos de las radiaciones ionizantes. Las imágenes se obtienen gracias a un campo magnético y un pulso de radiofrecuencia.

Se realiza mediante una activación de los protones presentes en nuestro cuerpo (generalmente el protón de hidrógeno presente en el agua de nuestro organismo). La relajación de esos protones emite una señal que es captada por una antena, situada cerca del paciente y es digitalizada y transformada a una imagen que se puede ver en un monitor o pantalla.

¿De qué forma beneficia esta resonancia en las enfermedades? ¿En cuáles de ellas podría tener aplicación y cómo? ¿Y en accidentes?

La precisión y la calidad de imagen de la resonancia magnética le otorga un papel fundamental en el estudio del cáncer de abdomen (próstata, colon, riñón, páncreas, hígado, etc.) tumores de la mama, del sistema nervioso central, columna, cabeza y cuello.

En el caso de esta resonancia, permite diagnosticar prácticamente todo tipo de lesiones neurológicas como anomalías congénitas, tumores, patologías neurodegenerativas (demencias, Alzheimer), procesos epilépticos, infecciosos y metabólicos.

Tiene una gran aplicación en la detección y diagnóstico de enfermedades y lesiones músculo esqueléticas (columna, articulaciones, lesiones óseas, músculos, ligamentos etc.).

En accidentes, tanto para ver el alcance de las lesiones y para realizar seguimiento de la evolución, son en ocasiones imprescindibles.

¿Es capaz esta resonancia de hacer que algunos pacientes hablen 'activando' el sistema neurológico?

Ofrece la posibilidad de hacer los llamados estudios funcionales colaborando con el paciente para ver, por ejemplo, las partes del cerebro que se activan al realizar ciertas acciones.

Se le pide al paciente por ejemplo que hable durante el examen y vemos cómo se activa un área determinado del cerebro. Esto tiene mucha importancia en el momento de planificar una cirugía cerebral.

¿Son los niños más receptivos por su capacidad de desarrollo que los adultos?

Sí. Hoy en día los niños están acostumbrados a vivir rodeados de la tecnología, son los llamados “nativos” tecnológicos y eso ayuda a la hora de afrontar una prueba de resonancia magnética.