Deporte y Vida

NUTRICIÓN

La dieta mediterránea también previene los atracones de comida

dieta mediterránea, salud, nutrición, obesidad

as.com

Un estudio concluye que la dieta mediterránea protege contra el aumento en el consumo de calorías, la obesidad y la prediabetes en comparación con una dieta occidental.

Mucho se ha escrito y discutido sobre los beneficios de la dieta mediterránea y son pocos los ejemplos de otras dietas que aguantan la comparativa. Entre otras virtudes, la dieta mediterránea mejora la salud psicológica y reduce el riesgo cardiovascular. Además es ideal para mejorar el rendimiento deportivo y se ha demostrado eficaz para la pérdida de peso.

Y precisamente sobre ese aspecto trata el último estudio. Y es que un grupo de científicos de la Escuela de Medicina Wake Forest (EEUU) ha concluido que la dieta mediterránea protege contra el aumento en el consumo de calorías, la obesidad y la prediabetes en comparación con una dieta de tipo occidental, que se caracteriza por una baja ingesta de frutas, verduras y aceites sin refinar o mínimamente procesados, y altas ingestas de grasas trans y saturadas, lácteos, azúcares refinados, aceites vegetales refinados y altamente procesados, sodio y alimentos procesados.

Se come menos y mejor

Los resultados de la investigación, publicada en ‘Obesity’, confirma la frugalidad de la dieta mediterránea en comparación con la occidental. El estudio analizó los datos de 38 mujeres de mediana edad a las que se asignó al azar a dos grupos y a las que se permitió comer lo que desearan. "Lo que descubrimos fue que el grupo de la dieta mediterránea en realidad comía menos cantidad, ingería menos calorías, tenía menos peso corporal y menos grasa corporal que los de la dieta occidental", explica Carol A. Shively, profesora de patología en la Escuela de Medicina Wake Forest.

La dieta occidental ha sido concebida y promovida por compañías que quieren que comamos su comida. Explotan el efecto llamada de alimentos muy apetecibles que acabamos consumiendo en exceso. Justo lo contrario que la dieta mediterránea, que permite disfrutar de la comida sin excederse. Esperamos que los hallazgos de nuestra investigación anime a las personas a comer alimentos más saludables que también sean agradables y que mejoren la salud", concluye la especialista.